ENTRAS EN MI BLOG, SIENTETE COMO EN CASA, PUEDES LEER SOBRE TODOS LOS TEMAS QUE ME APASIONAN, EN ESPECIAL LITERATURA Y CINE, NOTICIAS DE MIS NOVELAS PUBLICADAS, CRITICAS LITERARIAS, CITAS INTERESANTES, TODOS MIS RELATOS ETC. SOLO TE RECUERDO CUANTO TE AGRADEZCO QUE RESPETES MI TRABAJO. TODOS MIS RELATOS ESTAN INSCRITOS EN EL REGISTRO DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL Y EN SAFE CREATIVE Safe Creative #1002185546433

lunes, 21 de julio de 2014

PUBLICAR CON EDITORIAL EN LOS TIEMPOS DE AMAZON


En esta entrada voy a exponer mis opiniones, basadas en mi experiencia personal, sobre lo que significa publicar con una editorial, seguir confiando en el sistema que algunos consideran obsoleto frente a la libertad de la autoedición.

A lo largo de seis años he publicado mis novelas con cuatro sellos editoriales, sin tener en cuenta las antologías de relatos en las que he participado.

Exceptuando mi primera novela, "La hija del cónsul", que presenté al Primer Premio Talismán de Novela Romántica, que gané y por eso fue publicada bajo el sello Talismán del Grup 62, hoy extinguido, el resto de mis novelas sufrieron el proceso habitual de remisión de manuscrito, lectura por parte de la editorial y aceptación de su publicación.

Lo habitual, y esta es mi experiencia, es que el manuscrito remitido sea leído bien por un lector profesional, bien por el propio editor en los sellos más pequeños, decidiendo su publicación.

Tras aceptar la novela para su publicación, y siempre hablo de mi experiencia, nunca he recibido indicaciones para cambiar una escena, para acortar o alargar el texto, para variar el título. etc. Resumiendo, mis manuscritos han pasado por la corrección básica ortotipográfica y de estilo, a la que me someto con gusto, puesto que por bueno que sea mi nivel, no alcanzo el de los profesionales del tema que trabajan para editoriales.

Tras esta revisión, recibo las primeras pruebas, que leo, corrijo si es precio, y remito de nuevo a la editorial. En ocasiones, he recibido también la segunda prueba para revisión.


Sobre las portadas: por suerte también, siempre me han gustado las que me han enviado, y cuando me han pedido opinión o indicaciones antes de diseñarlas, he comprobado que se tenían en cuenta mis deseos.

Todo este proceso es el habitual cuando trabajas con una editorial: 1. Lectura del manuscrito por un lector profesional que redacta un informe para el editor. 2. Corrección de estilo y ortotipográfica. 3. Remisión de pruebas al autor para correcciones. 4. Diseño de portada y maquetado de la novela por parte de la editorial. 5. Impresión de la novela. 6. Distribución de la novela y su correspondiente publicidad.

A mí, personalmente, todos estos procesos me dan seguridad y tranquilidad. Como he dicho, nunca me han cambiado nada en una novela, con lo que las siento tan mías como el día que las terminé de escribir, pero sé que han pasado el visto bueno de varios profesionales, y que en su caso, las han pulido en lo necesario.
¿Qué los derechos que se pagan son pocos? Pues sí. Pero, ¿os dais cuenta de a cuantos profesionales hay que repartirles los beneficios de cada novela?

¿Que podría ganar más autoeditando en Amazon y controlando por completo mi obra? Lo dudo.

En realidad, Amazon se queda con un buen porcentaje de la venta de cada libro, y esto sin hacer nada más que mantener un servidor. 
Amazon no lee, no corrige, no edita. Hace el mismo servicio que Ikea, para el caso, donde tú escoges el mueble, lo recoges en el almacén, lo llevas a la caja, luego a tu casa y ahí te lo montas, si sabes.
Amazon es el Ikea de los libros, y al igual que la mueblería sueca, si no sabes cómo montar el mueble, puede que en vez de una mesa te salga una silla. Y yo no sé montar muebles, perdón, editar libros.
Así pues, si yo quisiera autoeditar en Amazon, con la misma calidad que las novelas que he publicado hasta ahora, tendría que pagar los servicios de un lector que me hiciera un informe, de corrección, maquetación y diseño de portada. Entonces, ¿cuáles serían mis beneficios a la hora de vender la novela? Y eso después de haber hecho un importante desembolso inicial, que no tengo que hacer cuando publico con editorial.

Y por todas estas razones, y alguna que me quedará en el tintero, hoy por hoy, sigo confiando en este anticuado sistema editorial.
Si mañana cambio de idea, ya os lo haré saber.


jueves, 10 de julio de 2014

"No soy la Bella Durmiente" en Amazon

Mi última novela publicada, en papel desde el mes de enero de 2014 en todas las librerías de España, puedes ahora también conseguirla en ebook en la tienda Amazon, solo tienes que seguir ESTE ENLACE.


En cuanto a este blog, que tengo tan abandonado, prometo renovarlo y actualizarlo sin falta, aprovechando las ya cercanas vacaciones de agosto.
Y como me habéis pedido una lectura de verano, al igual que el año pasado publiqué "Mar de agosto" por capítulos, estoy pensando en regalar este año un relato que tengo guardado en el cajón.
En cuanto lo organice, os lo cuento.
¡Feliz verano!




martes, 13 de mayo de 2014

EL VOCABULARIO EN LAS NOVELAS

Hablábamos en Facebook sobre si determinadas expresiones son aceptables en una novela contemporánea, y viceversa, pues no es de extrañar que en una histórica te encuentres modismos demasiado actuales para la época.
A lo mejor os parece una presunción lo que voy a hacer, citarme a mí misma para explicar mi punto de vista, pero si de algo presumo es del trabajo y el cuidado que pongo en mis libros. 
Me encanta escribir romántica histórica, porque me gusta el vocabulario elegante, las formalidades, todas las restricciones que me impone el género. Pero cuanto me he decidido a escribir contemporánea, he tomado el camino exactamente contrario, he procurado soltarme por completo y utilizar un lenguaje lo más coloquial posible, especialmente en los diálogos. 
¿Supone esto bajar la calidad de la escritura? En absoluto. Simplemente adaptarla al personaje y las circunstancias.
Os contaré una anécdota: en mi novela corta "Coral" de la saga "No todo fue mentira", que comienza en Vigo, aparecen dos personajes de los barrios bajos. Estos dos maleantes hablan fatal, uno sesea por influencia del portugués, y ambos se comen preposiciones y artículos, como solemos hacer los gallegos en el habla cotidiana. Pues bien, el corrector que se hizo cargo de este libro, decidió pulir el habla de los personajes, y sus frases quedaron perfectas, como de estudiantes universitarios. Comenté lo ocurrido con mi editora, y se solucionó sin mayor contratiempo, con mis maleantes hablando como debían hablar, y no como manda la Academia de la Lengua.
Y ahora, para finalizar, ahí van los ejemplos. 

Esta escena es de mi última novela histórica, "El mapa de tus sueños":

"–Tiene usted un gran don para contar historias, encantaría a la mismísima Scherezade.
–Me temo que me he dejado llevar por mi imaginación –Mercedes bajó el rostro, ruborizada–. Mi padre siempre dice que es fruto de mis lecturas desordenadas. El me enseñó a apreciar los clásicos, ya sabe, desde Homero a Shakespeare, pero debo confesar que los alterno con novelas de aventuras, puro divertimento, e incluso folletines románticos de los que se publican en diarios y revistas.
–¿Y ha pensado en hacerse novelista?
–¿Yo? –Mercedes dejó escapar una breve carcajada que hizo eco en la calle vacía–. No se burle así de mí, por favor.
–No lo hago.
Estaba demasiado cerca, y la miraba a los ojos, serio, con apenas un rastro de humor en las comisuras de los labios. Mercedes se descubrió mirando su boca hipnotizada.
–Ya hemos llegado –acertó a decir, descubriendo al fin que llevaban un buen rato parados ante la puerta de su casa–. Despertaremos a doña Milagros si seguimos hablando bajo su ventana.
–Me despido entonces, hasta el lunes, en mi casa –Mercedes asintió, ofreciéndole su última sonrisa, lamentando tener que dejarlo ir. Damián pareció leer la indecisión en sus ojos y se detuvo a unos centímetros de ella, mirándola pensativo–. ¿De nuevo está tentándome? –por toda respuesta, Mercedes se humedeció los labios con la punta de la lengua–. Supongo que esa es una respuesta afirmativa.
Con cuidado, como si temiera asustarla o lastimarla, la tomó por la barbilla y la besó. Un beso corto, suave, apenas una caricia, que le arrancó un suspiro de anhelo. A continuación le abrió la puerta de la casa y esperó a que entrara, cerrándola a sus espaldas.
Apoyada contra la fría pared, desmayada, sin aliento, Mercedes escuchó el sonido de sus pasos alejándose por la calle solitaria." 


Y esta de mi reciente contemporánea "No soy la Bella Durmiente":

"—¿Pero se puede saber qué bicho te ha picado? ¿Qué te he hecho para que ahora te pongas tan borde conmigo?
Sergio abrió los ojos y la vio parada al pie de la cama, con las manos en las caderas, sin darse cuenta de que así la enorme camiseta marcaba sus deliciosas curvas. De repente no supo por qué estaba tan enfadado. Se incorporó sobre los codos y dejó que la sábana resbalara hasta su cintura, mostrando su pecho desnudo y una línea de vello oscuro que desaparecía bajo la tela, como una interrogación. Disfrutó de la mirada admirativa de Sofía mientras la boca comenzaba a hacérsele agua.
—Ven aquí y te lo explico.
—¿Aquí? ¿Dónde?
—Aquí cerquita.
—¿Me lo vas a decir al oído?
Sofía trepó a la cama, a cuatro patas, y se acercó a él juguetona. No sabía qué demonio la estaba invadiendo, y ni siquiera le podía echar la culpa a la bebida. A lo mejor tenía razón Sergio y seis meses de castidad eran demasiado tiempo.
—Te diré todo lo que quieras oír si a cambio tú me enseñas lo que llevas bajo esa camiseta.
—Qué descarado.
Descubrió que Sergio tenía un tatuaje, un poco más abajo del ombligo, a la derecha, cerca de la cadera. Se detuvo a inspeccionarlo, pasando las yemas de los dedos con suavidad por su contorno.
—Mira quién habla."

La diferencia esencial está en el diálogo, como es evidente. Nada tiene que ver la pareja del siglo XIX con la del XXI, y no es solo porque entre Sergio y Sofía haya una amistad y confianza que no existe aún en la escena de Mercedes y Damián. 
Espero que el ejemplo os sea válido y abro debate. ¿Crees que la contemporánea, al utilizar un vocabulario actual y más coloquial, tiene menor calidad que la histórica? ¿O solo es aparente?
¿Crees que los autores nos movemos mejor en uno u otro género, y que se nota cuando cambiamos, que no lo dominamos? ¿O el que es bueno, es bueno en todo lo que hace?
Me encantaría leer vuestras respuestas a estas cuestiones.







jueves, 8 de mayo de 2014

LA RESEÑA MÁS ABSURDA DEL MUNDO



De todas las buenas, buenísimas, y también regulares, reseñas de "No soy la Bella Durmiente", creía que me había encontrado el colmo del absurdo cuando tuve que leer un comentario que dice que  le falta más drama. 
Sí, es lo que tiene la comedia romántica, apenas deja sitio para el drama. Recomiendo a la persona que hizo este comentario, que se dedique mejor a la sentimental, o a la novela negra, si lo que quiere es llorar a moco tendido.

Pero no, no era lo más absurdo. 

Lo más absurdo del mundo es que alguien reseñe tu libro y se queje de la puntuación de los diálogos, en su "versión mobi".
¿Por qué es absurdo?
Porque "No soy la Bella Durmiente" aún no está disponible en edición digital.
Es decir, que el archivo que se ha leído la bloguera de la reseña es en realidad un escaneado de mi novela en papel, que alguien convierte a epub y que a continuación ella convierte a mobi.
¿Y se extraña de que haya fallos en la puntuación?
Querida mía, eso es como quejarte de la calidad del último estreno de cine, que te bajas de la red, y ha sido grabado con una cámara en la sala. Eso sí, te acompañan el sonido de las palomitas y las risas de los espectadores, para que te sientas como en una sala de cine de verdad.
Me dicen que debo agradecer el tiempo que ha dedicado a leer y reseñar mi novela. Pues no, no me da la gana. No transijo con la piratería y me da igual que la excusa sea que se lo pasó su prima que es quien se lo ha bajado, porque no lo encontraba para comprar, y Google se lo ofreció en descarga gratuita. Qué cosas ocurren en la red. Asombroso. Un libro que ha sido editado en enero de 2014, está a disposición gratuita de todos los lectores en Google. Y no les pareció sospechoso ni nada.
Resumiendo:
1. Si pirateas, no reseñes.
2. Si reseñas, encima no te quejes de la puntuación de un libro que no fue maquetado para digital.
3. Si te encuentras libros recientes para descargar gratis en la red, son piratas, así de simple.
4. Si la calidad de un libro pirata es ínfima, encima que no se lleve la culpa el autor y el editor, a los que están robando su obra.

A quienes sí voy a agradecer es a los montones de blogueros que están reseñando "No soy la Bella Durmiente", leído en papel, el único formato disponible por el momento, y de los que tenéis en la web de mi editorial un extensísimo listado.
Gracias. Gracias. Un millón de gracias.






lunes, 14 de abril de 2014

LOS MIL Y UN PROYECTOS

Tengo este blog abandonado, y me da mucha pena, la verdad, pero es que cada año que pasa los días tienen menos horas, supongo que es un mal que nos ataca a todos tarde o temprano.
Por contra, mi participación en Pecados Capitales, es puntual, salvo escasas y obligadas excepciones, y cada vez me gusta más formar parte de este magnífico blog conjunto, en el que comparto tribuna con 6+1 amigas de ágil pluma, afilado ingenio e inagotable imaginación para llenar cada día de la semana con temas interesantes, divertidos o polémicos, y llevarlos siempre al tema de la literatura romántica, que es lo que nos ha unido.
Y además de mi colaboración en el blog, está la promoción de mi última novela "No soy la Bella Durmiente", sin descuidar del todo las anteriores (la promoción no termina nunca), y los mil proyectos futuros.
En la última presentación que he hecho de "No soy la Bella Durmiente", en la Librería Molist, de Coruña, desvelé algunos de los proyectos futuros. Y puesto que los he hecho públicos, ahora toca cumplir con la palabra dada.
Así que este es el orden de trabajo que me he impuesto:
1.- Terminar la novela corta de Blanca, la amiga de Mercedes en "El mapa de tus sueños". A falta de dos capítulos escasos.
2.- Releer y pulir "La hija del cónsul" para nueva edición. Punto que he realizado por mi cuenta, y ahora está en manos de una lectora beta, que muy amablemente ha aceptado hacer lectura y recopilación de erratas.
3.- Leer y corregir el relato de Inés, otra de las amigas de Mercedes, para su edición en formato ebook, que regalaré a los lectores. Hecho. A falta de enviar a la editorial para su edición.
4.- Releer "Q" mi nueva novela histórica, mi favorita, mi niña de los ojos en estos momentos, y sobre la que tomaré una decisión tras pulir el manuscrito. Esto lo haré en cuanto termine el punto 1.
5.- Retomar "NSTC" una nueva novela contemporánea, de la que tengo algunos capítulos y gran parte de la trama diseñada, y que espero poder acabar este mismo año. Esto lo haré tras el punto 4.

Y mientras tanto, acallar las mil voces que hablan en mi cabeza.
La novela gótica juvenil que me susurra que el otoño sería la mejor época para escribirla.
Adnan, mi sultán de Bankara, que con su prepotencia habitual, me exigía su propia historia mientras leía "La hija del cónsul".
Eso por no hablar de Álvaro, el hermano pequeño de María Elena y Mercedes, que un día me contó lo fascinado que se sentía por Bankara, y cómo conoció allí al amor de su vida...
La otra novela contemporánea, a la que le he puesto veinte títulos y ninguno me convence, y que varias veces al día se cuela en mis pensamientos para decirme: vamos, pon el título ya. Pero no, mejor no ponérselo, porque entonces tendría que empezar a escribirla.
De la novela de Argentina ni hablamos.
Y de la histórica medieval... Esa la dejamos para cuando me toque la lotería.

Por eso no os extrañe, si nos cruzamos en la calle, que no salude, y que camine ensimismada y pendiente solo de mis propios pensamientos. 
Tantas historias por contar y tan poco tiempo, que terminaré por trastornarme y acabaré como el Quijote, arremetiendo contra molinos de viento.
Eso sí, loca, pero muy feliz.