Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2011

Periplos veraniegos: Por tierras de Andrade

Imagen
Un verano más, y ya van unos cuantos, tengo el placer y la suerte de compartir una fantástica jornada veraniega con mis buenos amigos, blogueros, escritores, Natalia Senmartí y Xosé Antón, y nuestras respectivas parejas. La cita era el 13 de agosto, la intención, visitar parte del patrimonio de la poderosísima familia Andrade, antiguos amos y señores feudales de casi todo la tierra que me rodea, de Ferrol a Pontedeume, propietarios de castillos, monasterios, villas y fortalezas, algunas hoy descuidadas, otras aún visitables, por empeño de los Ayuntamientos en los que se ubican, no por generosidad de la titular actual del Condado de Andrade, la Duquesa de Alba. Visitamos el Monasterio de Monfero, con su fachada singular, como nos explicaba Natalia (es un lujo llevarla como compañera y a la vez como guía), en la que destacan las inserciones de pizarra negra, a modo de damero.
En su interior, alberga sepulcros tan bellos y bien conservados como este, datado en 1362, de la familia Andrade.
F…

Pilar Berrio, en la presentación de "No todo fue mentira"

Este es el texto que la Profesora de Lengua y Literatura Españolas, Pilar Berrio Martín-Retortillo, me hizo el honor de leer en la presentación de mi novela "No todo fue mentira", el pasado 30-06-11, en la Biblioteca Central de Ferrol. Gracias, Pilar, por tus palabras y tu presencia.
"Cualquiera que se acerque a la obra de Teresa Cameselle se siente inmediatamente atrapado por una vorágine que le impide dejar la lectura hasta concluirla, exhausto de viajar por exóticos parajes, saciado de gozar con sensuales escenas. Tras esa fiebre lectora que hace que pierda la noción de su realidad más inmediata, el lector, con ojos soñadores y enrojecidos, vuelve en sí, ahíto de sensaciones, con la piel erizada por el placer de la lectura, perezosamente ronroneante, para estrellarse contra su particular monotonía. En mi caso, fue así. Ya le había oído hablar, en un tono muy laudatorio, de La hija del consul, su ópera prima, a mi buena amiga Juana Corsina, aquí presente. Casualidades d…