Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2014

EL VOCABULARIO EN LAS NOVELAS

Hablábamos en Facebook sobre si determinadas expresiones son aceptables en una novela contemporánea, y viceversa, pues no es de extrañar que en una histórica te encuentres modismos demasiado actuales para la época. A lo mejor os parece una presunción lo que voy a hacer, citarme a mí misma para explicar mi punto de vista, pero si de algo presumo es del trabajo y el cuidado que pongo en mis libros.  Me encanta escribir romántica histórica, porque me gusta el vocabulario elegante, las formalidades, todas las restricciones que me impone el género. Pero cuanto me he decidido a escribir contemporánea, he tomado el camino exactamente contrario, he procurado soltarme por completo y utilizar un lenguaje lo más coloquial posible, especialmente en los diálogos.  ¿Supone esto bajar la calidad de la escritura? En absoluto. Simplemente adaptarla al personaje y las circunstancias. Os contaré una anécdota: en mi novela corta "Coral" de la saga "No todo fue mentira", que comienza en Vi…

LA RESEÑA MÁS ABSURDA DEL MUNDO

Imagen
De todas las buenas, buenísimas, y también regulares, reseñas de "No soy la Bella Durmiente", creía que me había encontrado el colmo del absurdo cuando tuve que leer un comentario que dice que  le falta más drama.  Sí, es lo que tiene la comedia romántica, apenas deja sitio para el drama. Recomiendo a la persona que hizo este comentario, que se dedique mejor a la sentimental, o a la novela negra, si lo que quiere es llorar a moco tendido.
Pero no, no era lo más absurdo. 
Lo más absurdo del mundo es que alguien reseñe tu libro y se queje de la puntuación de los diálogos, en su "versión mobi". ¿Por qué es absurdo? Porque "No soy la Bella Durmiente" aún no está disponible en edición digital. Es decir, que el archivo que se ha leído la bloguera de la reseña es en realidad un escaneado de mi novela en papel, que alguien convierte a epub y que a continuación ella convierte a mobi. ¿Y se extraña de que haya fallos en la puntuación? Querida mía, eso es como quejarte de l…