Y los martes, cine


De la entrevista a Juan Luís Buñuel, XLSemanal julio 2008:
"XL. Los críticos se devanan los sesos analizando el simbolismo de Buñuel. ¿Le daba él tantas vueltas a las cosas?
J.L.B. En absoluto, pero se moría de la risa con todo eso. A veces leía cosas de ésas y decía: "¡Interesante! No había pensado yo en esto" (se ríe). Un perro andaluz, por ejemplo, no quiere decir nada. He visto cientos de análisis sobre la corbata a rayas de Pierre Batcheff. Esa manaña, mi padre le pidió a mi madre que fuera a comprarle una corbata. Ella bajó, compró la primera que le gustó y la usaron (se ríe). Y todos que si el simbolismo es la izquierda, la derecha... ¡Increíble! Tampoco le preocupó la estética, aunque se hable de la "paleta" de Buñuel. Decía que no tenía opinión en materia de pintura."

Poco más hay que añadir a una cuestión tan clara. Sólo me pregunto cuántos pintores, escritores, directores de cine como en este caso, o cualquier otro tipo de artista, se están ríendo en sus tumbas de los "sesudos" y "profundos" críticos que desmenuzan día a día su obra.
Y, rizando más el rizo, me pregunto también si esos mismos críticos, se ríen de nosotros, o al menos de quien les paga por interpretar siempre un poco más allá el sentido de las obras de tan ilustres difuntos, aprovechando que no hay nadie vivo (no como en este caso) para decirles la verdad a la cara.

Comentarios

Bueno, TEresa,

Yo pienso que tienes parte de razón. Pero es que hay a veces que los artistas no se dan cuenta del significado de sus obras, de su magnitud ni de lo que representa. GAbriel GArcía Marquez ha dicho un montón de veces que le parece sorprendente los análisis de Cien Años de Soledad, y que no son ciertos desde el punto de vista del creador, pero sí que lo son desde el que lo lee, y lo critica. Así que chapó por los críticos -yo de vez en cuando soy uno- que nos dan otro punto de vista. Puntos de vista. jajaj.

Bueno, en realidad venía aquí a por lo del diploma, Mercedes, sí estás ahí, ya sabes mi diplomita encima de la mesa. ¡Cualquiera diría que vivimos separados por un oceano!
Bueno, eso sí, un oceano de guiris. jajaja.

BEsos de espera caliente
Carmen Andújar ha dicho que…
Está muy bien tú comentario. Es verdad que lo críticos a vees se pasan en sus análisis, lo mismo pasa con la pintura sobre todo la abstracta, quieren explicar lo inexplicable, que si esto lo hizo el autor porque estaba deprimido, que si esto representa su amor perdido, en fin multitud de observaciones que muchas veces no había pasado por la cabeza del autor; aunque, ¿qué sería de los artistas sin los críticos?
PAra mi los críticos consiguen extrujar el arte de una manera que ni siquiera el artista podría hacer. Son como psicólogos, pero del arte. Es decir, la gente no se entiende a si misma, de sus comportamientos, pero los psicologos si que la entienden (o eso aparentan) pues lo mismo con los artistas. Muchos no saben porqué hicieron esto u lo otro, pero los críticos quizás sí, jajaja


Bueno, sí, los críticos son un público selecto, nada más. Los artistas siguen siendo igual de buenos sin sus críticos, pero es verdad que un empuje de la crítica ayuda a un escritor, pintor... a sacar su obra adelante y a vivir de sus creaciones,

en fin...

Entradas populares de este blog

HISTORIA DE UNA NOVELA NO PREMIADA

¿QUÉ FUE DE LA ROMÁNTICA HISTÓRICA?

LA PESADILLA DEL SULTÁN