Este jueves un relato: La manada



UN RUGIDO EN LA CIUDAD
©Teresa Cameselle
Emigraron a la ciudad cuando la vida en el campo se hizo insostenible. De hecho, aquella palabra había dejado de tener sentido, no se podía nombrar con un sustantivo que remitía a verde, húmedo, frondoso, lo que ahora sólo eran tierras secas y baldías, duros terrones de los que ya no brotaba nada comestible.
La vida en la ciudad tampoco fue fácil. Las calles eran campos minados de personas apuradas y vehículos rápidos y muy peligrosos. Pero al menos habían descubierto una fuente inagotable de alimento: los contenedores de los supermercados. Al caer la tarde, los empleados sacaban cajas con la fruta pasada, los embutidos rancios, el pan duro, y entonces la manada se daba un festín; olvidando sus costumbres de antiguo ya no guardaban para los duros inviernos.
El problema surgió cuando, debido a las quejas del vecindario, el supermercado dejó de surtirles al atardecer. No pudieron averiguar qué hacían ahora con la comida sobrante y comenzaron a pasar las jornadas sin que encontraran nada que llenase sus hambrientos cuerpecillos.
El empleado del supermercado que abría cada mañana las puertas apareció en primera plana de todos los noticiarios. Devorado por la marabunta en pleno centro de la ciudad, decían los morbosos titulares. En las fotos aún se apreciaban diminutas hormigas, negras como el hambre, recorriendo los recovecos de su cuerpo. Restos de la manada que había aguardado en vano durante toda la noche, la aparición de sus provisiones diarias.



Comentarios

Tèsalo ha dicho que…
Me habìa despistado en un principio.
¡Asì que fue La Marabunta!
Charlton Heston hace allì, un papel de mediomalo.
Un saludo,

Tèsalo
Tèsalo ha dicho que…
Me he referido a una pelìcula, en la que las hormigas avanzan por la plantaciòn, "comièndo" literalmente de todo.
Teresa Cameselle. ha dicho que…
Pues eso, Tèsalo, Cuando ruge la marabunta, de ahí el título del relato.
El principio busca el despiste a propósito.
Gracias por la visita. Un saludo.
Natàlia Senmartí Tarragó ha dicho que…
Teresiña, CUANDO RUGE LA MARABUNTA...es inmensa esa manada negra y hambrienta, no les bastará el encargado del super, nooo a esos ínfimos cuerpecitos.
Muuuy bueno, relato que sorprende, de terror inteligente. Veo que a Tèsalo también le ha sugerido esa peli. Charlton Hestos allí besa como sabía a una Eleanor Parker volcánica, beso de fuego que aún dura, más que las hormiguitas rojas. Bico, audaz y creativa escritora.
McDolmar ha dicho que…
jajajaja la verdad es que yo tb esperaba encontrarme con una manada de lobos no de hormigas, creo que nos has pillado de lleno, esta muy bien estudiada la táctica de no sacarnos de nuestro herror hasta el final...
Enhorabuena me ha encantado!
:-*
DOLORS
Teresa Cameselle. ha dicho que…
No se le puede llamar a una "audaz y creativa escritora" de buena mañana, no vaya a ser que es me suba a la cabeza como las burbujas del champán.
Bicos, Natalia.
Teresa Cameselle. ha dicho que…
Hola, Dolors.
Es muy típico, casi tópico, en el microrrelato buscar la confusión del lector y sorprenderlo al final. Hacía tiempo que no lo practicaba, y para este jueves literario me apeteció volver a hacerlo.
Un beso.
Julia R ha dicho que…
En algunas provincias de mi país a esta manada le llaman La corrección, barren con todo lo que se les cruza en su camino.
Intenso relato.

Saludos.
Susurros de Tinta ha dicho que…
Wooo, no esperaba que fuesen hormigas, me ha sorprendido el final, pensé desde el principio en los migrantes del campo a la ciudad, que antiguamente si que guardaban para el verano, en salazones o en conservas, ese arte que conocían nuestras abuelas y que hemos perdido, pero prometo que lo de las hormigas ni se me había pasado por la mente, eso que vivo en una casa y lucho contra ellas, claro, mi casa está donde antes había campo que les llenaba la despensa, voy a por más insecticida que esto me ha hecho pensar, jajaja, estupendo relato, miles de besossssssssss.
Pepe ha dicho que…
Hola Teresa:
Es la primera vez que visito tu blog y me encuentro con un precioso relato, inquietante y con final sorpresivo.
Al igual que Susurros, yo pense en la emigración obligada y en la falta de oportunidades en la gran ciudad. Cuando surgen las hormigas, al igual que algunos de tus comentaristas, inmediatamente me vino la dichosa película a la mente y no sé porqué, también me vino la organización tan sensacional de estas hormigas cruzando rios encaramadas a hojas arrancadas por ellas mismas.
Un abrazo.
Pepe.
César ha dicho que…
Leo tu relato relajado hasta llegar al escopetazo en el que descubro cual es la fuente inagotable de alimentos.
Y tu dirás lo que quieras, pero no fueron hormigas, los conozco, los veo cada noche cuando paseo con mi perro.
Teresa Cameselle. ha dicho que…
Hola a los nuevos, gracias por venir y por vuestros comentarios.
César, todo es interpretable y opinable, una vez que ofreces tus relatos a los lectores ya no son tuyos y lo que menos importa es la intención del escritor, sino el impacto que le produce al que lo recibe. (Y sí, yo también los veo, y ahí está el germen del relato).
Besos a repartir.
Fernando ha dicho que…
Todo un clásico Cameselle. Tétrico y muy ingenioso. Yo también pensé al principio en una Marabunta de hambrientos famélicos (cuerpecillos, decías. Ah, te han definido muy bien por ahí arriba, autora audaz, genial...y simpática, que ya es decir.
gustavo ha dicho que…
EST0Y AUN LEYEND0TE...PER0 ESE "AQUELLA PALABRA YA HABIA DEJAD0 DE TENER SENTID0..." SABES, TERESA, Y ANTES DE SEGUIR LEYEND0TE, HACE N0 MUCH0 TIEMP0 UN SEÑ0R DE MI PUEBL0, UN SEÑ0R MAS DE PUEBL0 QUE EL PUEBL0 MISM0, ME DIJ0, ESCUCHA EL S0NID0 DEL CAMP0...¡N0 SE 0IA NADAAA, CUAND0 ANTAÑ0 EST0 ERA UN GRITERI0 C0NTINU0!!!
SIG0 C0N LA LECTURA...
gustavo ha dicho que…
J0DERSEEEE¡¡¡
A HABERME CENTRAD0 EN ESE PRIMER PARRAF0, ME HAS DEJAD0 AT0NIT0, ME HAS DEJAD0...SABES, TERESA, ESTA F0RMA DE HACER RELAT0S, CRE0...N0, AFIRM0...ES MI PREFERIDA...UNA PRESENTACI0N Y PARA E FINAL, UN FINAL BREVE E INESPERAD0...
¡¡¡TE HAS GANAD0 EL VIAJE!!!
PAG0 Y0...
MEDI0 BES0.
yonky ha dicho que…
Alguien dijo por ahi que el cuento corto tiene que ser de nock out para el lector,no como la novela que te tiene que ir ganando por puntos.
tu relato por supuesto se encuadra en el primero,principalmente por el giro del final.Estupendo

cariñitos
Teresa Cameselle. ha dicho que…
Gracias a todos, la noqueada soy yo por vuestros comentarios. Hace algunas semanas me di cuenta de que hacía tiempo que no escribía micros y me propuse no perderme un sábado literario para obligarme a escribirlos, ahora que me he estrenado también en los jueves, y me he encontrado tan grato recibimiento, procuraré repetir siempre que pueda.
Besos a repartir.
José Ignacio ha dicho que…
Hola Teresa. Estupendo micro. Contiene todo lo necesario. Como le dices a Cesar lo más importante de una labor artística es que una vez presentada (nunca acabada) el público la amplia con sus pensamientos.
Si no fyuera así es que no habría producido sensaciones.
Hasta pronto
Felisa Moreno ha dicho que…
Muy bueno, tus cortos siempre logran sorprenderme. Un abrazo.
Teresa Cameselle. ha dicho que…
Gracias y gracias, José Ignacio y Felisa, me alegro de que os guste, a mí me encanta escribirlos y lo del jueves me parece una buena excusa para recuperar este placer.
Besos.

Entradas populares de este blog

¿QUÉ FUE DE LA ROMÁNTICA HISTÓRICA?

LA PESADILLA DEL SULTÁN

HOMENAJE A JANE AUSTEN EN EL VI CONGRESO LITERATURA ROMÁNTICA DE A CORUÑA (I)