ESTE JUEVES UN RELATO: PAGINA 24, LINEA 3

Gus nos propone este jueves abrir un libro, y a falta de libro un prospecto, o 24 prospectos, buscar la página 24, línea 3, copiar dicha línea y, a partir de ella, construir un relato.
Confieso que he hecho trampa. Se me echa el tiempo encima, estoy en el trabajo, y no tengo libros inspiradores a mano. Lo que sí tengo a mano es este relato, que escribí hace poco, y que he decido incluir en una novela, como parte de la personalidad de la protagonista. Así que me comprometo a que la primera frase aparezca en la página 24, línea 3, al menos en el manuscrito, y con eso espero estar cumpliendo con la convocatoria de este jueves.


FANTASMAS
©Teresa Cameselle
A veces me ocurre que veo fantasmas. No como el niño que veía muertos, con cuchillos en la espalda o sesos colgantes. No. Los míos son fantasmas de la imaginación.
Creo que siempre he sido miope, no mucho, pero sí lo suficiente para confundir caras en la distancia o para no leer carteles lejanos. El problema añadido era mi imaginación. Donde debía ver una pareja mayor con poco gusto en el vestir, yo creía vez gente disfrazada de carnaval. Si en el mar había una bolla flotando, imaginaba la cabeza de un peligroso escualo asomando en busca de carne fresca.
Hace años que uso gafas, son muy útiles para leer a lo lejos o para distinguir señales de tráfico cuando conduzco. Pero no alivian mi desbocada imaginación.
Anteayer me crucé con una señora de mi pueblo, vecina de toda la vida, a la que hacía años que no veía y menos en la ciudad en la que resido. Sonrió al verme, con su pelo blanco reluciente y las mejillas enrojecidas por el frío de la tarde. Estaba a punto de devolverle el gesto cuando recordé que hace varios años que murió.
En los últimos meses me he cruzado en tres ocasiones con la madre de mi amiga Irene. Falleció de un derrame cerebral hace unos tres años.
Cuando se me pasa el susto me consuelo achacando a mi mente juguetona y mis perezosas pupilas tantas visiones fantasmales. Sólo son parecidos razonables de desconocidos, me digo.
Y mientras tanto, procuro no mirar a la gente cuando camino por la calle.
Mi mayor miedo sería cruzarme un día con mi propia imagen.


Comentarios

Inma Brujis ha dicho que…
Pues yo cuando era pequeña y no tan pequeña miraba al cielo y en las nubes veía figuras... Hay veces incluso que veo sombras donde no las hay y en una simple mancha en cualquier sitio, veo una cara o un dibujo jeje.
Besos
Primavera ha dicho que…
Siempre fui una niña con una imaginacion terrible, seimpre iba en ellas por la vida...asi que comprendo pero lo que si me daria miedo es ver a personas que ya han fallecido, ya he tenido bastantes pesadillas de mostruos para añadir ahora el de los ausentes.
Un buen relato.
Primavera
Celia ha dicho que…
Hola Teresiña.
Me has tocado mi fibra "extrasensorial". Fantasmas "haberlos hailos", como dicen de las Meigas. Y todo ello, unido a la imaginación hace una buena amalgama.
Particularmente, me encanta ver las figuras fantasmagóricas en las nubes.
Un buen escrito. Muy bien redactado (no es nada nuevo en ti).
Un beso.
yonky ha dicho que…
Una sobrecarga de imaginacion puesta a funcionar a nuestro derredor puede causar estos estragos.Pero en fin,como consuelo nos sirve para reirnos de la realidad interpretada por nuestros conciudadanos,en la mia aparecen y suelen ser tan simpaticos.

Cariñitos
Natàlia Senmartí Tarragó ha dicho que…
Esta cegata promete Teresiña.
Lo que le sucede es que tiene muuucha imaginación, nada malo, nada de la vista, al contrario, que no se gradue la cabeza para seguir deletitándonos con sus visiones alucinantes. A ver cómo sigue...después de la pág 24.
Bicoooos
CAS ha dicho que…
Pues qué mejor materia prima que tu frondosa imaginación para escribir tan buenos textos? Claro de verte frente a tí misma...habrá que estudiarlo con más detenimiento!!!
ABRAZOTES
CAS ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carmen Andújar ha dicho que…
A veces la imaginación nos juega malas pasadas, y eso de ver personas que ya han muerto si que da un poco de yuyu. Te he de confesar que yo llevo lentillas y tengo mucha miopía; pero aunque veo borroso no he llegado a esos extremos.
Original relato
Pepe ha dicho que…
Me quiero imaginar el encuentro con la propia imagen y me recorre un escalofrío y unas pregunta. ¿De qué hablaríais?
No me vendría mal una dosis concentrada de esa imaginación para tropezar, aunque fuera una irrealidad, con alguien.
Un abrazo.
Susana ha dicho que…
¡Vaya con la imaginación!Me alegro de no tener mucha porque yo también soy miope y si me encuentro un día en el portal con mi difunta vecina del bajo me da algo.

Muy fresco y divertido este relato, Teresa, a pesar de la temática siniestra! Jajaja.

Un besito.
Mar ha dicho que…
Me gustó este texto Teresa. El ritmo, la voz y el tema. Esa mezcla de fantasmas, que son y no son y que nos dejan descolocados, dudando y hasta inquietos.
Un sabrazo
Verónica Marsá ha dicho que…
Gafas para leer, para ver de cerca y observar mejor. Gafas para la vida, para enfrentarnos al dolor, a quienes perdemos, a quienes nos quieren mal... esas son difíciles de graduar, aunque se va pudiendo.

Buena escena de paseo por la calle. genial. Beso.
gustavo ha dicho que…
teresa...dices que es para tu proxima novela...bueno, eso ruerdo,pues me vine a tu blog, te lei, me llamaron y he retomado....
bien, si el personaje es d visiones tales que ya no pertencen a la imaginacion...hazme una novela de miedo...
en cuanto al extracto-tomado-como-reato
la verdad, me ha encantado...
sólo veia desde la imaginacion, das ejemplos, para...para luego dedir que la imagen pertnecia a una muertaaa¡¡¡
lechesss...
me encanta todo lo relacionado con lo inexplicable, pero aun mas me encanta cuando a quien le ocurre es a otra persona.
medio beso, teresa.
maria jose moreno ha dicho que…
Precioso Teresa este relato, tan tierno e imaginativo. Espero poder leer esa novela que lo contenga.
La imaginación al poder.
Besos
Mari Carmen ha dicho que…
Sí, sería estremecedor... ¿No será que tiene la capacidad de irrumpir en un universo paralelo? Quizá el ver fantasmas sea eso: asomarse por una rendijita a otro mundo tan real, o tan irreal, como el que habitamos.

Me gusta mucho lo que has escrito,Teresa :)

Un abrazo
Anónimo ha dicho que…
Hola buenas noches te comento estamos en proceso de crear una página llamada veofantasmas.org , nuestro objetivo es ayudar a entender a la gente ese donde que tiene y el porqué de él, si te interesa participar y dejar tu preguntas eres bienvenida

Entradas populares de este blog

HISTORIA DE UNA NOVELA NO PREMIADA

¿QUÉ FUE DE LA ROMÁNTICA HISTÓRICA?

LA PESADILLA DEL SULTÁN