JUEVES LITERARIO: ¿Me darías una oportunidad para conocerte mejor?


Este es el puerto de Mugardos, el muelle le llamamos en el pueblo, y ahí al fondo, a la derecha de la foto, en perpendicular y subiendo en un ángulo de unos 45º, empieza, o acaba según se mire, la calle María. Ahí nací y viví, en distintas casas, hasta los 21 años.


Justo enfrente, donde solo asoma un muro blanco, ahí vivían mis padres y mi hermano mayor el 7 de mayo en que nací, con ayuda como médico-comadrona-enfermera, del practicante del pueblo, que tuvo la habilidad y la pericia para desenvolver el cordón umbilical que traía enrollado al cuello, y azotarme hasta que rompí a llorar, al tiempo que mis pulmones se llenaban del aire salobre del mar, en línea recta, no más de veinte pasos hasta la orilla.
No sé si esto sirve para que me conozcáis mejor, pero supongo que os hacéis una idea de lo que supone para mí viajar al centro de la península, como este fin de semana que estuve en Madrid. Me falta el aire. Literalmente. Si lo que respiro no viene cargado de sal y con un mínimo del 70% de humedad, me ahogo y me marchito. Y me encanta viajar y visitar sitios nuevos.
Pero vivir, vivir... Siempre a la orilla del mar.
Creo recordar que en otra vida fui sirena, y por eso necesito el aire del mar para respirar y el sonido de las olas es la mejor música que puedo escuchar.


Comentarios

Manuel ha dicho que…
Quién nace y crece en la misma costa no puede alejarse mucho de ella nunca. Si por alguna razón tiene que alejarse, siempre estará pendiente de cuando volver, por algo será.
Un beso
Neogeminis ha dicho que…
jejejej esa manera de describirte como sirena en otra vida, bien te pinta de cuerpo y alma!...ha sido un placer conocer un poquito más de vos!
Un abrazo.
MAR SOLANA ha dicho que…
Sí, sirenitas debimos ser, jejeje. A mí me pasa lo mismo, Teresa; con la diferencia de que yo llevo cuarenta y cinco años buscando vivir a la vera de mi mar del alma y creo que cada vez está más cerquita ese sueño ;)
Besos.
Natàlia Tàrraco ha dicho que…
Si Teresiña, partimos del primer llanto, y a partir de ahí...la vida.
Conozco esa casa en Mugardos, y esa vista que enamora, olor a algas se me quedó, espero volver a verla contigo y con Raúl, muy pronto. Bico
San ha dicho que…
Sirena en otra vida, que bonito, como esas imagenes. Viviendo a orillas del mar entendible esa sensación de ahogo. Un trocito más de Teresa.Algo de agradeceer.
Un abrazo lleno de olor a mar.
Carmen Andújar ha dicho que…
Suele pasar, esto de vivir cerca del mar te hace de otra pasta,yo también estoy bastante cerca y aunque no me gusta mucho la playa si me gusta pasearme por su orilla y sentir el agua en mis pies.
Gracias por permitirme conocerte mejor.
Un beso
Tésalo ha dicho que…
Nací en un hospital, ni siquiera estoy seguro de donde queda el emplazamiento, en qué calle pues el edificio ya fue derrribado. Envidio, por lo tanto que en tu vida existan cosas evidentes como estas... hay quien a falta de recuerdos o precisamnete po que tiene piensa justo allá en el otro extremo.
Más que donde, me planteo a veces, será cuando, cómo....¿Y si fuera mi final al borde una carretera?

Los inviernos mejor junto a las orillas. Eso si que lo aprendí, yo que soy nacido de secano.

Tésalo
papu ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gastón D. Avale ha dicho que…
¿como no va a hacernos conocerte mejor? más intimo que esto no leí hasta el momento... además con foto y todo... me encantó, bellísimo lugar para comenzar la vida. me alegra que hayas disfrutado el viaje, así deben ser todos los viajes, de disfrute y paz. besos!
Pepe ha dicho que…
En otra vida anterior estoy seguro de que estuve también vinculado al mar de alguna manera. Me gusta y lo disfruto cada vez que puedo, si bien no sabría vivir mucho tiempo alejado de la ciudad que me vió nacer, que no está en la costa precisamente.
Un abrazo.
Maat ha dicho que…
Hola, Teresa.

A mi me ocurre algo similar en relación al mar: no puedo vivir sin él.Unas horas paseando por su orilla, sentada frente a él, admirándolo, oliéndolo, empapándome de su brisa...me regala energías.

Bonita forma de permitirnos conocerte un poco más. Me encantó leerte, sirena.

Un abrazo.

Maat
maria jose moreno ha dicho que…
Es verdad lo que dices, y no es la primera vez que lo escucho de alguin que nacio y crecio junto al mar, para mi siempre supone un remanso de paz. Me alegra verte por aqui Teresa, espero que estés bien
Un beso

Entradas populares de este blog

¿QUÉ FUE DE LA ROMÁNTICA HISTÓRICA?

LA PESADILLA DEL SULTÁN

HOMENAJE A JANE AUSTEN EN EL VI CONGRESO LITERATURA ROMÁNTICA DE A CORUÑA (I)