PUBLICAR CON EDITORIAL EN LOS TIEMPOS DE AMAZON


En esta entrada voy a exponer mis opiniones, basadas en mi experiencia personal, sobre lo que significa publicar con una editorial, seguir confiando en el sistema que algunos consideran obsoleto frente a la libertad de la autoedición.

A lo largo de seis años he publicado mis novelas con cuatro sellos editoriales, sin tener en cuenta las antologías de relatos en las que he participado.

Exceptuando mi primera novela, "La hija del cónsul", que presenté al Primer Premio Talismán de Novela Romántica, que gané y por eso fue publicada bajo el sello Talismán del Grup 62, hoy extinguido, el resto de mis novelas sufrieron el proceso habitual de remisión de manuscrito, lectura por parte de la editorial y aceptación de su publicación.

Lo habitual, y esta es mi experiencia, es que el manuscrito remitido sea leído bien por un lector profesional, bien por el propio editor en los sellos más pequeños, decidiendo su publicación.

Tras aceptar la novela para su publicación, y siempre hablo de mi experiencia, nunca he recibido indicaciones para cambiar una escena, para acortar o alargar el texto, para variar el título. etc. Resumiendo, mis manuscritos han pasado por la corrección básica ortotipográfica y de estilo, a la que me someto con gusto, puesto que por bueno que sea mi nivel, no alcanzo el de los profesionales del tema que trabajan para editoriales.

Tras esta revisión, recibo las primeras pruebas, que leo, corrijo si es precio, y remito de nuevo a la editorial. En ocasiones, he recibido también la segunda prueba para revisión.


Sobre las portadas: por suerte también, siempre me han gustado las que me han enviado, y cuando me han pedido opinión o indicaciones antes de diseñarlas, he comprobado que se tenían en cuenta mis deseos.

Todo este proceso es el habitual cuando trabajas con una editorial: 1. Lectura del manuscrito por un lector profesional que redacta un informe para el editor. 2. Corrección de estilo y ortotipográfica. 3. Remisión de pruebas al autor para correcciones. 4. Diseño de portada y maquetado de la novela por parte de la editorial. 5. Impresión de la novela. 6. Distribución de la novela y su correspondiente publicidad.

A mí, personalmente, todos estos procesos me dan seguridad y tranquilidad. Como he dicho, nunca me han cambiado nada en una novela, con lo que las siento tan mías como el día que las terminé de escribir, pero sé que han pasado el visto bueno de varios profesionales, y que en su caso, las han pulido en lo necesario.
¿Qué los derechos que se pagan son pocos? Pues sí. Pero, ¿os dais cuenta de a cuantos profesionales hay que repartirles los beneficios de cada novela?

¿Que podría ganar más autoeditando en Amazon y controlando por completo mi obra? Lo dudo.

En realidad, Amazon se queda con un buen porcentaje de la venta de cada libro, y esto sin hacer nada más que mantener un servidor. 
Amazon no lee, no corrige, no edita. Hace el mismo servicio que Ikea, para el caso, donde tú escoges el mueble, lo recoges en el almacén, lo llevas a la caja, luego a tu casa y ahí te lo montas, si sabes.
Amazon es el Ikea de los libros, y al igual que la mueblería sueca, si no sabes cómo montar el mueble, puede que en vez de una mesa te salga una silla. Y yo no sé montar muebles, perdón, editar libros.
Así pues, si yo quisiera autoeditar en Amazon, con la misma calidad que las novelas que he publicado hasta ahora, tendría que pagar los servicios de un lector que me hiciera un informe, de corrección, maquetación y diseño de portada. Entonces, ¿cuáles serían mis beneficios a la hora de vender la novela? Y eso después de haber hecho un importante desembolso inicial, que no tengo que hacer cuando publico con editorial.

Y por todas estas razones, y alguna que me quedará en el tintero, hoy por hoy, sigo confiando en este anticuado sistema editorial.
Si mañana cambio de idea, ya os lo haré saber.


Comentarios

Elizabeth Bowman ha dicho que…
Hola Teresa! Como sabes, empecé siendo autora autopublicada, y en la actualidad escribo bajo el sello de Vestales. Por lo tanto tengo experiencia en ambos bandos. Por mi parte opino como tú, será que mi experiencia editorial es tan grata y satisfactoria que no puedo pensar de otro modo. Siempre han respetado mis manuscritos hasta el punto de pedirme permiso incluso para elimininar un párrafo insignificante. Siempre han tenido en cuenta mi opinión para todo y siempre me han tratado con el máximo respeto. Estoy más que feliz con ellos. Con ello tampoco reniego de mi novela en Amazon, que me ha dado muchas satisfacciones desde el primer día.
Un besote.
Lucia Herrero ha dicho que…
Por el momento solo he publicado de manera independiente, así que no puedo comparar con pleno conocimiento de causa. De entrada puedo decir que los dos sistemas tienen (o parecen tener, hasta donde yo conozco) sus pros y sus contras, aunque sobre todo creo que depende de la editorial. Tu experiencia desde luego es positiva y no creo que tengas que plantearte publicar en Amazon de forma independiente, porque no te va a aportar nada que no tengas ya.
Puede que tu porcentaje de beneficio con una editorial sea algo menor, pero también es cierto que con ese porcentaje se paga la corrección, la portada, la maquetación... que de otra manera tienes que hacer tú misma o pagar a alguien que te la haga. Por otra parte una editorial sigue facilitando la incursión de tus libros en los canales de venta. Amazon tiene una distribución amplia, pero no es lo mismo que poder encontrar tu libro trasteando en una librería o en una gran superficie.
Hoy por hoy, el problema es que un escritor novel tiene pocas posibilidades de que una editorial le publique sin pagar por ello, ya sea por autoedición o coedición, que a fin de cuentas nunca se sabe bien si hay diferencia. Y para eso, yo de momento prefiero Amazon. Si quiero pagar una corrección y una portada, yo decido a quién y cuánto, y sigo teniendo el control sobre mi trabajo.
No creo que hiciera falta explicar lo evidente, como tú dices, pero... Tal vez el que no ve las ventajas que tú encuentras es que no las ha tenido, o simplemente, se engaña a sí mismo. Hay de todo en este mundo.
Besos!
Kelly Dreams ha dicho que…
Estoy... y no estoy de acuerdo con tu entrada... Yo he publicado, por editorial y sigo y seguiré con Amazon... Quizá en mi caso, muchas de las cosas que comentas que hace una editorial (sobre todo en tema de maquetación, diseño de portada, etc) no me suponen un problema, ya que las hago yo y me va de maravilla. Sí, coincido en que no es lo mismo tener de ante mano un informe de lectura del libro y un buen corrector que te de ciertas pautas y te ayude a "pulir" y dejar el manuscrito en perfectas condiciones para ser editado. Pero hoy por hoy, y hablo en "mi" caso, visto lo visto, me quedo con Amazon antes que con las editoriales.
Ángeles Ibirika ha dicho que…
Yo he publicado con dos editoriales, y en las dos he escrito lo que he querido, lo he enviado bien corregido porque así me siento más satisfecha, y nadie me ha tocado nunca ni una coma sin pedir mi permiso. Porque, como dice Teresa, las editoriales hacen lectura y correcciones, pero no de «esto no nos gusta cámbialo». Al menos en mi caso. Es la historia que yo quería contar y la respetan de principio a fin. Y en cuanto a las portadas, exactamente lo mismo. Se me ha consultado sobre lo que quería antes de comenzar con ellas, y el proceso lo hemos hecho en total sintonía la ilustradora y yo. Y nunca se da nada por terminado, ni siquiera la sinopsis, hasta que yo doy el OK. Y por las compañeras con las que he hablado sobre este tema entiendo que así pasa en casi todas las editoriales.
Yo escribo porque me gusta, y en cuanto pongo la palabra FIN y la corrijo con tanta dedicación como he puesto al escribirla, mi mente pasa a pensar en otras historias. Por eso me encanta que alguien, en este caso una editorial, se encargue de todo y solo te moleste para comentarte cosas para las que tú, y solo tú, tiene la última palabra. Para mí eso supone un lujo al que solo renunciaré el día que decida dejar de escribir para dedicarme a cuidar el jardín, a mi familia y a mis perros y a volver a viajar :)
Un abrazo grandote, Teresa.
Carmen Andújar ha dicho que…
La verdad es que puedo opinar poco; pero le doy la razón a la compañera independiente. Cuando una es una escritora novel, es muy difícil que confien en tí, y si una quiere publicar, para que no se queden los manuscrites en un cajón, tienes que arriesgar, y no hay otra opción. Es difícil, es verdad; pero si una es constante se puede.
Yo también he tenido malas referencias de editoriales, que se mueven poco y casi todo lo ha de hacer el autor, y que los beneficiós son pocos, así que hay para todos los gustos.
En resumen, escribamos para disfrutar, lo demás Ya vendrá si tiene que venir.
Un abrazo

Entradas populares de este blog

HISTORIA DE UNA NOVELA NO PREMIADA

¿QUÉ FUE DE LA ROMÁNTICA HISTÓRICA?

LA PESADILLA DEL SULTÁN