VIAJE A BANKARA (la saga que nunca planeé escribir)

Empecé a escribir mi primera novela hace tantos, tantos años, que ni siquiera puedo poner una fecha. 
Como no tenía ni la capacidad, ni las herramientas, ni el acceso a la documentación necesaria, se quedó solo en un relato largo, unas cien páginas, que guardé en un cajón durante años.
Y mientras escribía relatos cortos.
Y un día comencé un taller online.
Y entonces surgió una convocatoria de un certamen, y yo tenía mi novela que solo era una estructura pobre y escasa. Pero con mis nuevas herramientas, mis capacidades desarrolladas a lo largo de años de escribir relatos, y la facilidad para documentarme en Internet, por fin la terminé, y la presenté a tiempo.
Y bueno, ya sabéis lo que pasó.


Y sí, bueno, también os he contado que mientras escribía la historia de María Elena ya estaba pensando en la historia de su gemela, Mercedes. Un personaje demasiado encantador para dejarla en el olvido.
Y ahí empezó otra larga historia de encuentros y desencuentros, que por fin llegó a buen puerto.


Y hasta aquí la historia de las hermanas Montenegro.
Pero no, claro, las lectoras querían más.
En concreto, lo que querían era la historia de Adnan, el sultán de Bankara.
La historia imposible de escribir, como he dicho muchas veces. Por sus circunstancias, por su carácter, por la credibilidad... Escribir una historia para Adnan era un reto que me parecía inabarcable.
Y mientras tanto volví a dedicarme al relato corto, y surgió una historia para una de las amigas de Mercedes en "El mapa de tus sueños", Inés Vidal, ahora disponible en Amazon.


Y por supuesto estaba la historia de Blanca Fontela, que los lectores avispados no habéis dejado de intuir. Así que sí, también terminé una historia, en paralelo a El mapa, pero independiente, para Blanca.
Esa historia, una de mis novelas cortas al estilo de la saga "No todo fue mentira", será publicada el próximo año, en ebook, pero de momento no puedo dar más datos.

Y hasta aquí todo lo que había dado de sí la saga.
Pero no.
Seguíais insistiendo e insistiendo.
Y entonces mi sultán me dijo que sí, que la historia estaba ahí, que solo tenía que sentarme y escribirla y, como ya os he contado en alguna entrada anterior, en ello estoy trabajando.
Va a ser dura, va a ser difícil, pero valdrá la pena.

Y ¿qué me queda sino ponerle un nombre a la saga, a esa saga que nunca planeé escribir?
Pues ya está, en el título lo tenéis.
VIAJE A BANKARA.

(Gracias por leer mis divagaciones, por seguirme, y por alentarme a seguir escribiendo. Gracias, gracias, y gracias. Vuestros comentarios son una fuente constante de energía e inspiración.)





Comentarios

Neogéminis Mónica Frau ha dicho que…
Es genial el hecho de haber podido escribir toda una saga a partir de una historia que comenzaste a hilar hace ya tanto tiempo. Felicitaciones.
=)

Entradas populares de este blog

HISTORIA DE UNA NOVELA NO PREMIADA

¿QUÉ FUE DE LA ROMÁNTICA HISTÓRICA?

DAR LA CARA POR LA ROMÁNTICA