UNA PUBLICACIÓN AL AÑO


Hace unos días me llamaba la atención un tuit de Nuria Llop que en respuesta a una lectora, decía que no podría escribir más de una novela al año, declaración a la que nos unimos Ana Iturgaiz y yo.


Una novela al año. A algunos les parecerá un plazo muy breve, a otros larguísimo. Opiniones hay para todos los gustos, aunque quizá hace algunos años, antes de esta inundación de sagas y trilogías, a nadie se le hubiera ocurrido pensar que se podía escribir dos o tres novelas en un año.
Y digo escribir, que no es lo mismo que publicar.
Me explico, para que no haya dudas. Me consta que de entre los autores noveles que surgen a diario en España, muchos llevarán años y años escribiendo, sin decidirse a publicar, o recibiendo rechazos de sus propuestas en las editoriales. El resultado de esto puede ser que, una vez publicada una novela con éxito, el resto de obras que guardaba en sus cajones sean editadas a un ritmo vertiginoso, y de repente, un nombre desconocido, haya publicado seis novelas en dos años.
La otra cuestión es la del autor profesional, el que escribe ocho horas diarias, tiene las ideas claras y facilidad para enhebrar historias, y consigue efectivamente escribir una novela en dos o tres meses. No puedo opinar con conocimiento de causa, porque yo no dispongo de ese horario, y solo puedo dedicarle una hora al día a mis novelas. Quizá si les dedicara todo mi horario laboral, también escribiría tres novelas al año, pero en realidad lo dudo.
La cuestión es que las tres autoras de la conversación escribimos novela histórica, y sin pretender entrar en una discusión sobre géneros mayores o menores, y poniendo por delante mis propias publicaciones, os aseguro que no es lo mismo escribir una novela en el Madrid de fin de siglo XIX, que una en Santiago de Compostela en 2010. La documentación, el cuidado y la constante revisión (de descripciones, vestuario, vocabulario…) a la que me obliga una obra como “Quimera”, están muy alejadas de lo simple que resulta escribir una comedia ligera, en época actual, con personajes que podrían fácilmente ser amigos o conocidos.
Y aún así, tengo que confesar, que esta segunda novela, “No soy la Bella Durmiente”, también me llevó años terminarla. Pero eso era antes, cuando no tenía un hábito de escritura creado, y empezaba y abandonaba varias novelas a la vez, sin lograr centrarme en una.
El resultado de aquel caos es que, cuando por fin en el año 2012 terminé la novela de mis desvelos, “El mapa de tus sueños” (publicada en mayo de 2013), inmediatamente pude terminar también “No soy la Bella Durmiente” (publicada en enero de 2014) y empezar “Quimera”; y entre reposos y revisiones, escribí una novela corta, “La decisión de Blanca”.
Y ahora vienen las publicaciones previstas para este año 2015, y es cuando los que hayan seguido aquella conversación en twitter, podrían echarme en cara que he mentido al asegurar que solo escribo una novela al año, cuando en los próximos seis meses voy a publicar tres, pero esta es la explicación: en abril sale “Quimera”, mi novela ganadora del Premio Vergara, que hace un año que terminé de escribir. En junio, se reedita “La hija del cónsul”, mi primera novela, y es eso, una reedición, no una nueva novela. Y en septiembre, “La decisión de Blanca”, la novela corta que escribí mientras dejaba reposar el anterior manuscrito. Parecen muchas publicaciones, pero ya veis que no es para tanto.
Y mientras tanto, porque ahora sí logro centrarme en una sola novela, y dedicarle todos mis pensamientos y mis horas de escritura, ya he terminado la siguiente, que está pasando por el filtro de mis lectoras alfa, y a la que aún le daré una o dos vueltas antes de enviar a la editorial. (Sí, es mi sultán).
¿Otra novela? Me dicen amigos y familiares. Sí, claro, es que aún no lo habéis entendido. Toda mi vida, leyendo, escribiendo relatos cortos, y haciendo prácticas de taller literario, me he estado preparando para este momento. En mis cajones guardo ideas más o menos desarrolladas para al menos diez novelas. Lo único que tengo que hacer, a estas alturas, es decidir con cuál me pongo, cuál me apetece en este momento, si cambio de registro, de época, o incluso de género. Pero ideas, me sobran, ¡por suerte!
Y ahora voy a ver si me pongo con la siguiente.


Comentarios

El Demiurgo de Hurlingham ha dicho que…
No es un mal ritmo literario. Me parece bastante productivo.
Teresa Cameselle ha dicho que…
He mejorado mucho en estos tres años, por fin he encontrado mi hora y mi ritmo, y los proyectos van saliendo adelante.
Gracias por la visita, Demiurgo.
Elizabeth Bowman ha dicho que…
Pienso como tú, y como muchas otras autoras: es mejor calidad que cantidad, que esto no es una maratón para ver quién llega primero... ¿a dónde?
En mi caso ha sucedido como la primera opción que mencionas: fue publicar la primera, gustar, y al momento la editorial querer sacar una tras otra las novelas que guardaba en el cajón. Por ello en poco tiempo me he visto con cuatro historias publicadas. Ahora que he vaciado el cajón, la cosa va más lenta. Sobre todo porque escribo histórica, y ello exige una documentación minuciosa de vestuario, escenarios, contexto histórico, costumbres, etc, como bien dices.

O sea que, piano piano, que Roma no se levantó en un día.

Besos!
Jari ha dicho que…
¡¡Dios!! ¿Es en serio? ¿La historia de Adnan? ¡Estoy esperándola desde el primer libro! Gracias por tomarte el tiempo de explicarnos éste tema, en lo personal estoy feliz de leerte. Siento que se me aguan los ojos por la emoción de que en el futuro pueda leer, por fin, a un Adnan enamorado.

Besos desde México.

Jari.
Teresa Cameselle ha dicho que…
Gracias, Jari, a mí lo que me emociona es recibir estos comentarios de lectoras como tú. El libro de Adnan está pendiente de últimas revisiones. Ya os contaré cuando haya más noticias.
Besos.

Entradas populares de este blog

HALLOBLOGWEEN 2017. BIENVENIDOS.

HALLOBLOGWEEN 2017: LO QUE NO SE VE

HOMENAJE A JANE AUSTEN EN EL VI CONGRESO LITERATURA ROMÁNTICA DE A CORUÑA (I)