MANSPLAINING PARA RUBIAS

Se dan dos circunstancias por las que voy a tratar de volver a escribir regularmente en el blog.
La primera que, como digo en la entrada anterior, ahora tengo una web (muy bonita, no dejéis de pasar a verla y cotillearla), que voy a dedicar a la información de mis novelas, eventos, etc., lo que me deja el blog libre para cualquier otra cosa que me pase por la cabeza.
La segunda, el parón forzoso al que se ve sometido el otro blog en el que colaboro, Pecados Capitales, que intentamos reconvertir en web, y que por diversos y desafortunados avatares, aún sigue sin fecha de entrada en funcionamiento.
Así que, sí, en esta entrada no es Teresa Cameselle, escritora, la que os va a hablar, sino la reencarnada Lady Soberbia. ¡Tachaaan!


Dicho lo anterior, vamos con el dichoso mansplaining, anglicismo que a poco que te muevas por las redes, te habrás encontrado, como yo lo hago, mucho últimamente, y para nada bueno.
Dice la Wikipedia (¿Qué sería de nosotros sin la Wikipedia? ¿Le hacéis alguna donación anual? Venga, que quedas bien por unos pocos euros):

La palabra Mansplaining es un neologismo anglófono basado en la composición de las palabras hombre y explicar, que se define como "explicar algo a alguien, generalmente un hombre a una mujer, de una manera considerada como condescendiente o paternalista."

¿Os suena de algo, chicas?
¿A que ahora ya no os parece tan raro el término?
En español le llamaríamos el: "Mira, te explico...".
Que levante la mano la afortunada a la que nunca le hayan dicho esas tres palabras, antes de proceder a la prolija explicación del tema en cuestión que las pobres rubias no logramos entender (para los "mirateexplico" todas somos rubias, en el peor sentido de la palabra).
Ante el "mirateexplico" tienes tres opciones:
a) Hacer como si oyes llover, aprovechando para evadirte a tu palacio mental. 
b) Tratar de explicarle que ya sabes de lo que te habla (si es el caso) o que te importa un pepino (que también puede ser). Te advierto que decirle a un "mirateexplico", que eres tú quien le puede explicar muchas cosas, difícilmente llegará a buen puerto. Ellos SIEMPRE saben más que tú, lo han sabido antes, y además tiene más derecho a expresarlo, durante todo el tiempo que les de la gana. 
c) Volverte rubia por un rato, asentir mucho con la cabeza, abrir mucho los ojos, y sonreír fascinada (esto solo si quieres conseguir algo del "mirateexplico" a continuación, pero, de verdad, querida, ¿vas a querer algo con ese tío?).


También tenemos el: "Eso no tiene nada que ver...", que te lanzan cuando quieres aportar algo a la dichosa explicación, para luego decir lo mismo que tú acabas de añadir, con otras o incluso idénticas palabras.
Mansplaining es un neologismo que nació, precisamente, de una conversación entre un caballero que se empeñaba en explicarle un libro interesantísimo a una desconocida en una fiesta, sin darle oportunidad de aclarar que ella era precisamente la autora de ese libro. Yo no estaba allí, pero seguro, seguro, que cuando intentó decirle "estás hablando de mi libro", él desechó sus palabras con un gesto y contestó "eso no tiene nada que ver con lo que estoy hablando".



Y, subiendo la apuesta a límites peligrosos, está el: "Eso es una tontería...".
Como yo soy de la opinión de la madre de Forrest Gump, en cuanto alguien me dice que mi opinión es "una tontería", entiendo que me está llamando tonta, y ahí es donde la guerrera que llevo dentro empieza a afilar mentalmente sus estrellas ninja (que no sé si se afilan, pero me da igual).

En serio, chicas, cuando os encontréis en estas situaciones, lo mejor es salir corriendo, y si resulta que el "mirateexplico" es experto en running y quiere darte instrucciones para hacerlo, o peor, ha visto muchas películas de acción en las que hay que salvar a la chica, le podéis decir una de las mejores frases que se ha escuchado en el cine de 2015: "Sé correr sin que me cojas de la mano".
Si no sabe quién es Rey, ni pilla la referencia, otra razón de peso para salir pitando.

Esta ha sido una entrada de Lady Soberbia desde el limbo de Pecados Capitales. Volveré.






Comentarios

Neogéminis Mónica Frau ha dicho que…
Conozco a los del tipo sobrador. Se corresponden con el marcado machismo de nuestras sociedades. Atinadas recomendaciones que das, ahora, entiendo que las que sean rubias pueden ofenderse jeje
Saludos.
Teresa Cameselle ha dicho que…
Utilizo rubia como sinónimo de boba, que puede serlo o parecerlo cualquier mujer, independientemente del color de su pelo. Yo soy morena, pero más de una vez, por ser demasiado cortés, me he hecho la rubia con un "miratexplico".
Los del tipo sobrador (me gusta tu palabra), son los que creen que las rubias guapas, por extensión tienen que ser poco listas, y cuando alguien les dice que el CI de Marilyn Monroe era superior al de Einstein, se les rompen todos los esquemas.
Gracias por la visita.
Neogéminis Mónica Frau ha dicho que…
Entendí perfectamente la acepción que le das a rubia acorde a la imagen frívola con la que se les asocia muchas veces en el cine y demás ámbitos farandulescos. Sólo quise poner el acento al detalle a modo de guiño humoristico. El término 'sobrador" es muy utilizado por estas latitudes al referirse a ese tipo de personas que parecen hablar desde un pedestal, creyéndose por encima del resto de los mortales. Un placer visitarte
Pepa ha dicho que…
Yo lo dejo hablar...total tampoco va a escuchar y pienso en otras cosas.

Un besote
angeles ha dicho que…
Yo oigo,pero no escucho.¿Meexplico?

Entradas populares de este blog

HISTORIA DE UNA NOVELA NO PREMIADA

¿QUÉ FUE DE LA ROMÁNTICA HISTÓRICA?

DAR LA CARA POR LA ROMÁNTICA