III Congreso de Escritores AEN, Gijón, 2016




Me comenta un amiga que estoy muy callada sobre el 3º Congreso de Escritores al que he asistido en Gijón durante este puente de Todos los Santos. Que por qué no le cuento cómo ha ido, me dice, y le confieso que aún lo estoy procesando interiormente. Hay mucho en lo que pensar, mucho en lo que reflexionar, y sobre todo, muchas emociones que gestionar. Y a esta escritora, cuando se trata de emociones tan intensas y personales, le fallan las palabras.


He pasado tres de los mejores días que una escritora que ama su oficio y todo lo relacionado con el mundo literario, puede imaginar. Todas las mesas trataban temas interesantes y todos los ponentes aportaban nuevos datos e informaciones, además de su experiencia y un amplio despliegue de conocimientos, empezando por el Presidente de Honor del Congreso, miembro de la Real Academia de la Lengua, Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades, don Emilio Lledó, que nos encandiló a todos los presentes con sus palabras y su bonhomía; pasando por la organización, con la Presidenta de la AEN, Covi Sánchez, a la cabeza; y terminando por todos y cada uno de esos escritores, más o menos noveles, que forman parte de la Asociación, y que asistían con el mismo entusiasmo que yo a cada mesa, tomando notas en sus libretas, haciendo preguntas, aplaudiendo la intervención de cada ponente.

No quiero dar más nombres porque la lista sería interminable, y porque no quiero hacer de más ni de menos a nadie. En estos eventos, el único punto negativo es que nunca llega el tiempo para hablar con todos los asistentes y con todo el tiempo que quisieras dedicarles a cada uno por separado, por eso desde aquí quiero enviar un abrazo a todos los que no se lo haya dado en persona, y esperar que en la próxima ocasión podamos estirar aún más el tiempo, para conocernos mejor.

No se puede decir más que cosas buenas del transcurrir de las tres jornadas principales del Congreso, a las que añadir las presentaciones del día previo. Todo funcionaba como un reloj, los salones del hotel eran perfectos para el evento, la excursión por Gijón solo ligeramente empañada por la niebla, pero compensaba por el sol que lucía cuando subimos a Casa Trabanco a disfrutar de la sidra y una buena comida; y la cena de cierre, llena de momentos emocionantes, fue el broche de oro para un Congreso perfecto.

Por mi parte solo veo una pega, el listón ha quedado muy alto, y ya estamos descontando días para el próximo, que esperamos no se haga de rogar otros tres años. El reto es grande, repetirlo y hacerlo igual de bien, porque mejorarlo, casi parece imposible.


-->
Enhorabuena AEN.

La prensa se hizo eco de cada paso del Congreso.

Parte de los autores que publican en los sendos libros
de relatos y poesía publicados por AEN

Libro de relatos de los socios de AEN
En la mesa sobre certámenes literarios.



Siempre hay un momento para la polémica, y esta
es de las importantes.

Visita a la antigua Laboral de Gijón
Con Begoña, gijonesa y escritora.



Presentación de Mylibreto
En la prensa asturiana.



Con Susana Visalli, en la cena de despedida.

Escritoras participantes, en la cena de despedida.

Víctor del Árbol, presentado por Ramón Alcaraz, en el cierre del Congreso.

Con Ramón Alcaraz, mi profesor de taller, y de muchos
de los autores asistentes.

La cena de despedida en la prensa.















Comentarios

Entradas populares de este blog

HISTORIA DE UNA NOVELA NO PREMIADA

¿QUÉ FUE DE LA ROMÁNTICA HISTÓRICA?

LA PESADILLA DEL SULTÁN