LOS SKARSGARD: EL PADRE, LOS HIJOS, Y ESO


Este hombre elegante a la par que desaliñado, lo mismo le canta a Meryl Streep en la versión cinematográfica del musical "Mamma Mia!", que se pone la bata de científico y se ve envuelto en las luchas galácticas de "Los Vengadores", y entre medias es uno de los musos de Lars von Trier, director danés de culto.
Su nombre es Stellan Skarsgard. Nacido en en 1951, es un gigante de metro noventa y ochenta kilos, de nacionalidad sueca, casado dos veces y con ocho hijos. 


De los ocho vástagos Skarsgard, conocemos, y más que quisiéramos conocer, a Alexander Skarsgard (1976), metro noventa y cuatro, ojazos y aún más elegante que papá Stellan.
A Alexander le hemos visto en "True Blood" (vampiros así, y menos tontería con la purpurina), "La leyenda de Tarzán" (la leyenda de los abdominales, debería llamarse), y en uno de los grandes éxitos HBO de la última temporada, "Big little lies".


Estaremos de acuerdo en que Alexander es el más atractivo de la familia (con permiso de Bill que aún está en edad de crecer), y en que todas hubiéramos querido ser Nicole Kidman y celebrar así el Premio Emmy por su papel en "Big little lies". Dos premios en la misma noche.
(Si eres de la liga de la moral que se escandalizó por este beso, con el marido de la señora Kidman delante, te cuento un secreto: cuando se van a hacer cosas malas para tu matrimonio, no se hacen en público y con cámaras grabando. De nada.)

Sí, el que está aplaudiendo en primer plano es el esposo
de Nicole Kidman. Se le ve muy disgustado, ¿no?

El segundo hijo famoso de Stellan es Gustav Skarsgard (1980), otro gigante de metro noventa y tres (podrían hacer un equipo de baloncesto entre toda la familia), y con una filmografía larga aunque no tan conocida al ser básicamente películas europeas.


Pero, por supuesto, todos lo conocemos por ser el Floki de "Vikings". 



Y llega ahora el más joven de los hijos famosos de Stellan, Bill Skarsgard, metro noventa, por supuesto, ojazos claros, por supuesto, y con una filmografía aún escasa y sin papeles muy destacados...


Hasta que llegó Eso.



De cómo ha conseguido un chico de belleza casi angelical convertirse en el dueño de las pesadillas actuales de medio mundo, por supuesto con un gran trabajo de maquillaje y caracterización, pero sobre todo por su gran interpretación del querido Pennywise de Stephen King, es uno de esos misterios que me gustaría resolver.
Quiero saber qué pasaba por la cabeza de la persona encargada del casting cuando decidió que aquel rubito de ojos claros podía ser el payaso más aterrador de la historia del cine.
¿Quizá por su sonrisa?



Sea como sea, amén por el casting, no solo por Bill Skarsgard, sino también, por supuesto, por los siete magníficos protagonistas, por el pequeño Georgie y hasta por los malotes del pueblo.

¿Ya os he dicho que recomiendo "It"?

Pues de eso iba esta larga entrada.

Idos deprisa al cine, antes de que la quiten.

Más noticias de los Skarsgard en próximas entregas, porque seguro que este momento de exitazo no será el último para una familia con tanto talento y belleza reunidos.






Comentarios

Entradas populares de este blog

¿QUÉ FUE DE LA ROMÁNTICA HISTÓRICA?

LA PESADILLA DEL SULTÁN

HOMENAJE A JANE AUSTEN EN EL VI CONGRESO LITERATURA ROMÁNTICA DE A CORUÑA (I)