LECTORES SENSIBLES: A FAVOR


Imágenes de la película "El lector" basada en la novela homónima de Bernhard Schlink

Es uno de los temas candentes en el mundillo literario. Seguro que ya habrás leído sobre esta moda que, como casi todas, nos llega de los Estados Unidos.
Los lectores sensibles son lectores profesionales especialmente formados (o simplemente con vivencias propias) en determinadas materias, que aconsejan al autor en su obra.
Por si no tienes la información, en el blog Fantaciencia recogen un listado de los temas en los que un lector sensible puede ayudar a un escritor:

  • Representación errónea de personajes LGBTQ+
  • Representación errónea de enfermedades.
  • Representación errónea de la diversidad en su amplio sentido.
  • Representación de machismo, violencia machista o relaciones abusivas.
  • Representaciones racistas, xenófobas o etnicistas.
  • Imprecisiones culturales o históricas.

También habrás leído que esto va de ser "políticamente correctos" con todas las connotaciones negativas que esto conlleva. Vuelve a repasar la lista y dime si te parece tan simple la cuestión como eso.
No creo que se quede solo en políticamente correcto que yo, una mujer blanca, europea, heterosexual, me informe sobre las personas LGTBI, sobre otras etnias, sobre otras culturas, etc., a la hora de escribir una novela. No es corrección, es necesidad.



"JK Rowling es una de ellas. La autora de la saga de Harry Potter trata así de evitar revivir lo acontecido tras la publicación de Historia de la magia en Norteamérica en 2016. Las duras críticas por miembros de la comunidad nativa de Estados Unidos, por «distorsionar» leyendas como la de los indios navajo, entre otros motivos, llevó a la escritora a contratar los servicios de esta nueva figura editorial."


Tampoco se trata de andar con paños calientes. Si en tu novela tiene que haber un machista que demuestre un completo desprecio por el género femenino, adelante, es tu personaje. Pero que sea "tu personaje", no "tu novela", quien demuestre machismo. Lo mismo nos vale para la homofobia, xenofobia, etc.
Si tu novela transcurre en Texas, y no has pisado en tu vida el continente americano, a lo mejor no te llega solo con hacer unas cuantas búsquedas en Google para darle un auténtico sabor tejano a la historia.
Si tu protagonista tiene una enfermedad grave y complicada, deberías de hablar con personas que hayan padecido esa enfermedad, o con algún médico, para reflejar bien los síntomas y las repercusiones en la vida y el estado de ánimo.

Al final es una cuestión de respeto. 
Respeto por todas las personas que se pueden sentir ofendidas por nuestra falta de tacto al tratar cuestiones que les atañen personalmente, o por nuestra ignorancia de esos temas. 
Respeto por el lector, que se merece que le entreguemos la mejor versión posible de nuestros trabajos.




Comentarios

Entradas populares de este blog

MIS LECTURAS FAVORITAS: CELSO EMILIO FERREIRO

AGENDA MAYO 2018. ¡Y NO BAJAMOS EL RITMO!