Sábados literarios de Mercedes. Una historia de Internet.


Después de tener el blog abandonado, pobre, toda la semana, hoy me propuse acudir a la cita, aunque fuera tirando de relatos guardados en el cajón.
Dice el refrán que no se puede estar en Misa y repicando, o algo así, ¿no? Pues eso. Que estoy escribiendo mucho, pero no en el blog. 
Buen viaje en el blog-bus para todos. Ya sabéis que hoy conduce Mercedes:
http://mercedesmartinalfaya.blogspot.com

SAN VALENTIN
Teresa Cameselle©

Bajo la atenta mirada del sumiller probó el vino, dio su aquiescencia con un breve gesto afirmativo y esperó a que sirviera la otra copa sin dejar de mirar ni un momento los cristalinos ojos verdes de su compañera de mesa.
–Por nosotros –brindó con la copa en alto–, y un sinfín de momentos perfectos como éste.
El sonido de unos tacones urgentes, furiosos, detuvo las conversaciones en las mesas que los rodeaban, ninguno de los dos se movió, conscientes de lo que iba a ocurrir.
–Siempre has sabido escoger los mejores restaurantes, Carlos –dijo la mujer que se había detenido ante su mesa, su vestido rojo parecía sangre al entrar en contacto con el blanco inmaculado del mantel–. Espero que disfrutes de la cena, cuando mi abogado termine contigo, quizás ya no puedas permitirte sitios tan lujosos.
Déjalo estar Isabel –la mirada del hombre fue fría, cortante–. Tú que siempre has odiado ponerte en evidencia en público no irás a montarme ahora una escena, ¿no?
A pesar de su gesto seguro, airado, la mujer titubeó mientras sus ojos giraban para observar a los desconocidos que les rodeaban, un repentino repiqueteo de cubiertos unido a un murmullo de voces intentando retomar conversaciones detenidas a su alrededor, fue la respuesta ante su inspección.
–¿No me vas a dar el gusto de representar el papel de esposa despechada? –Isabel enfrentó a su esposo, poniéndose al lado de su rival que permanecía callada, con la vista baja– Estaba preparada incluso para llorar, claro que en el fondo me da risa, no sabes lo fácil que ha sido hacerte caer en la trampa. Marta ha hecho un gran papel –dijo tocando el hombro de la mujer de ojos verdes–. Fui yo quien le dijo los chats que frecuentabas y también le di la dirección de tu correo electrónico, no hace ni un mes de eso, y aquí estáis,  celebrando San Valentín como la perfecta parejita de enamorados.
–¿Alguna vez se te ocurrió pensar que si frecuentaba chats era porque me aburría contigo? –preguntó Carlos con la misma voz calmada, contenida– ¿Me creerías si te dijera que nunca te he sido infiel, a pesar de tus acusaciones, tus inseguridades y tus celos enfermizos? –se detuvo mirando a su compañera de mesa, las últimas palabras parecían más dirigidas a ésta que a su esposa. Marta parpadeó apenas, azorada–. Pero basta, no voy a discutir aquí nuestra vida privada. Dile a tu abogado que me envíe las condiciones del divorcio, seguro que llegaremos a un arreglo.
La mujer del vestido rojo dio un respingo ofendida, se envaró, abrió la boca para decir algo más pero en el último momento la detuvo el orgullo; respiró hondo y adoptó una postura más relajada. 
–Marta, ¿te vienes? –dijo volviéndose hacia quien consideraba su amiga. La sonrisa que le cruzó el rostro le supuso más esfuerzo que a Moisés separar las aguas del Mar Rojo– Podríamos tomar un café...
–Yo... –la mujer de ojos verdes posó la copa sobre el mantel con la mano casi temblorosa, miró al hombre sentado enfrente y, de repente, su boca se curvó apenas en una sonrisa tierna–. No, Isabel, yo me quedo.

Comentarios

Natàlia Senmartí Tarragó ha dicho que…
Teresiña...bonito, equívoco, nebuloso encuentro entre dos personas, te felicito, siempre aciertas al comunicar...

Pero, a título personal, me pregunto (lo mío es la duda) ¿acaso no hemos estado, siempre, relatando cosas por internet?
No me hagas caso, estoy fuera de juego, y hasta no sé cuando, pero...
Tal vez, ja, jaaa, como dice Balango en mi blog, acierta, en la época antígua no existía esta parato maligno y no me he situado.

Bikos y hasta después de Roma, para mí. Más bikos.
Maat ha dicho que…
Hola Teresa.

Lo que llegan a maquinar unas y...otras. Ha sido un entretenida historia, con un final inesperado, pero que puede ser perfectamente real.

Un placer leerte.

Un abrazo.

Maat
Julia: ha dicho que…
Ay Dios me guarde de estar en una situación parecida, la venganza le salio mal, muy buen relato.
Un abrazo.
Ardilla Roja ha dicho que…
Que malas podemos ser si nos lo proponemos jajajaa

Lo recuerdo. Me encantó en su momento y me sigue gustando. Qué tiempos aquellos. Y qué gusto haber salido de allí.

Besos
Balamgo ha dicho que…
Inmejorable historia. Muchas veces sucede que lo que planificamos para otra persona, no sale como queremos.
Excelente relato.
Un saludo
Carmina ha dicho que…
muy bueno tu relato, no se porque la gente se empeña en tender trampas que se le pueden volver contra ellas mismas... pero a veces la venganza nos devuelve las tornas de la forma mas inesperada. Un giro final que supone una gran sorpresa., aunque yo tambien hubiera elegido el mismo. Para futuras acciones la mujer habra aprendido una leccion
Manuel de Mágina ha dicho que…
Aplauso, aplauso, aplauso. No se puede condensar en menos palabras una historia tan extraordinaria. Ya te he leído alguna tan magistral como ésta. La ambientación es perfecta, sencillamente perfecta. Los diálogos lo mismo. Los personajes son un pedazo de personajes apenas con abrir la boca. Chica, que te puedo decir más, que es buenísimo.

Un abrazo.
alfredo ha dicho que…
gonessboAtractiva puesta en escena, tan bien descrita que me he imaginado en la silla de Carlos, con la copa en la mano y reconociendo las pisadas detrás mio.

Curioso desenlace, que además tiene buena pinta, sobre todo para el abogado de Isabel, jaja.

Un abrazo
Carmen Andújar ha dicho que…
Hola Teresa, si ya lo digo yo, no se puede dar tu correo a cualquiera; pues mira lo que puede pasar.
Me ha encantado tu relato, muy bien escrito.
Un beso
Susana ha dicho que…
Para que te fíes de las amigas que intentan echarte un cable... y de los maridos, claro... jejeje. Vaya tela.

Muy bueno, Teresa.

Un abrazo
Teresa Cameselle. ha dicho que…
Tengo el fin de semana liado, como siempre, y encima perezoso.
Me paso un ratito, breve, a dejaros saludos y agradecimientos, y trataré de leer los vuestros en lo que queda del día.
Besos.
chonoman ha dicho que…
Esa historia me suena, es muy parecida a la de unos amigos.
No existe en el mundo mejor teatro que la vida es imprevisible el giro que podemos dar los actores que estamos en el escenario del mundo.
Besotes.
Paola.
Mimí ha dicho que…
Uauuuu! _Qué caña!
Fernando ha dicho que…
Me ha gustado tanto o más que cuando lo leí la otra vez, quizás porque ahora es más añejo y ha mejorado el bouquet, como los buenos vinos. Eso no quita para qué aparezca el viejo cascarrabias que hay en mí y te diga que la puntuación, en pasajes concretos, es mejorable.

Como ya te he comentado alguna vez, tienes buen gusto en el empleo de recursos literarios, sin abusar. Por ejemplo, cuando escribes: "El sonido de unos tacones urgentes, furiosos..." Es una metáfora, ¿no?
Tèsalo ha dicho que…
Moisès y Jehovà estaban muy de acuerdo. Era el Faraòn, realmente quien no se le creerìa.

Internet, abre los ojos.
Buen relato.
Un saludo, Teresa
CASANDRA ha dicho que…
todo mi respeto y admiración por tus dotes de escritora. placer leerte. saludos afectuosos.
Mari Carmen ha dicho que…
Una historia estupenda, Teresa, que creo muy posible :) Lo que no estaba en el guión de la esposa era que la amiga se enamorase del marido :)

Un abrazo
gustavo ha dicho que…
SERIA INCAPAZ DE RELATAR TAN PERFECTAMNETE, C0N ESA MINUCI0SIDAD...PRECI0S0S L0S DETALLES...EL S0NID0 DE TAC0NES ME HA ENCANTAD0...MAS AUN EL R0J0 VESTID0 ENFRENTAND0SE AL MANTEL BLANC0...
EL FINAL...DICE P0R AHI UN C0MENTARI0 QUE QUE MALAS S0M0S LAS MUJERS...SERA ASÍ¡¡¡ LA VENGANZA ES DE AMB0S, CRE0...
GRACIAS TERESA¡¡¡
tag ha dicho que…
Ha estado genial, Teresa.

Hay un dicho que dice que no conoces a fondo a una persona hasta que te divorcias de ella.

Y creo que es verdad.

Mientras todo es de color rosa, es facil ser maravilloso/a, luego es cuando se sacan las uñas...

Muy bueno tu relato.
Un beso
Mad el Mago ha dicho que…
Como la cosa va de romanticismo y chistes, ahí llevas uno...

La pareja que llega al restaurante de lujo, el metre los acomoda y pregunta...
¿Qué tomará el señor?...
-Pues...traigame un albariño gran reserva, caviar, ostras y langosta termidor
Y pregunta el metre -¿Y a su señora?
Responde el señor; A mi señora le pone un Fax y le dices que me lo estoy pasando de P. madre

Entradas populares de este blog

¿QUÉ FUE DE LA ROMÁNTICA HISTÓRICA?

LA PESADILLA DEL SULTÁN

HOMENAJE A JANE AUSTEN EN EL VI CONGRESO LITERATURA ROMÁNTICA DE A CORUÑA (I)