El relato del viernes.

EL FINAL FELIZ ERA UN CUENTO
Teresa Cameselle

El despecho hablaba por su boca cuando aseguraba que ya no creía en el amor. El día en que sus vidas se cruzaron, él le pidió tiempo para conquistarla, y ella sólo le prometió dejarse seducir por la magia del momento.
Cada mañana ella se despedía con un adiós y cada noche regresaba para que él dibujara historias de ensueño sobre su piel desnuda.
Un día decidió jugar a ser ella su Scherezade, pero a su cuento le faltó embrujo y sinceridad a sus besos.
El se fue con la aurora, tarareando su canción de encantador de serpientes.
Ella lo sigue buscando en cada cruce de caminos.

Comentarios

Amber lake ha dicho que…
Sencillamente precioso, Teresa.
Gracias.
Ardilla Roja ha dicho que…
Si es que en el fondo las mujeres somos unas blandas.

Me ha encantado, Teresa.

Un beso
AiKo ( Merche Diolch ) ha dicho que…
Brillante, sin palabras.
Sigue así :D
mar ha dicho que…
Precioso Teresa
Al final lo importante no es lo que se da a la otra persona en una relación, si no lo que realmente a ella le llega y como le llega
Un beso de Mar
Teresa Cameselle. ha dicho que…
Gracias, chicas. Buen fin de semana a todas.
Carmen Andújar ha dicho que…
Encantador. Que hariamos sin el amor. Es lo más bonito del mundo y por lo que vale la pena luchar.
Un beso
Ángeles Ibirika ha dicho que…
¡Qué breve y qué hermoso relato!
Eso es el amor: Brevedad y belleza. Cuando se va nos abandona en la eternidad y en el desconsuelo.

Un abrazo, preciosa.
Felisa Moreno ha dicho que…
Quizás no debería habar tratado de ser otra persona. Muy bueno, Teresa, un abrazo.

Entradas populares de este blog

HISTORIA DE UNA NOVELA NO PREMIADA

¿QUÉ FUE DE LA ROMÁNTICA HISTÓRICA?

DAR LA CARA POR LA ROMÁNTICA