ESTE JUEVES UN RELATO: YA VIENEN LOS REYES MAGOS

Aquí en Ferrol estamos de patrón el 7 de enero, San Julián, así que este es un fin de semana muuuy largo y aviso que estaré desaparecida.
Os dejo mi contribución al jueves literario, y ya sabéis que todos los relatos están enlazados en el blog de GUS.
Espero que los Reyes sean generosos con todos vosotros, que ya sé que habéis sido todos muy buenos.


YA VIENEN LOS REYES MAGOS

Creo que tenía cinco años, al menos esos tenía en esta foto de Reyes, presumiendo de mi nuevo bebé y su cochecito.
Días antes de la sonrisa de la foto, mi hermano, cinco años mayor, aprovechando que estabábamos solos en casa, me hizo señas de que le siguiera a la habitación de mi madre, algo sobre un gran secreto. No podíamos meternos debajo de la cama, le avisé, mamá nos había advertido sobre trampas para ratones. Pero no, allí no había ningún resorte metálico que nos atrapara los dedos curiosos. En su lugar había un fuerte de vaqueros, con su empalizada de plástico, sus pistoleros, indios y caballos. Qué cosa tan extraña para tener escondida debajo de la cama. Después abrimos el armario grande, en busca de más tesoros. En la puerta de la izquierda había un bebé de plástico, con su chupete, su ropita de punto y su cochecito. No sabía lo que significaba todo aquello, pero guardé el secreto e hice como si no hubiera visto nada.
La víspera de Reyes me fui a la cama con la misma ilusión de siempre. Dormí un sueño agitado del que me desperté varias veces y juro que oí a los Magos caminar por el pasillo, escuché como sus camellos sorbían el agua que les habíamos dejado, y cómo aquellos sabios de lejanos países saboreaban el turrón, un poco del blando, un poco del duro, que poco antes habíamos cortado para ellos.
Por la mañana, de nuevo, mi hermano vino a despertarme cuando aún ni había amanecido. Caminamos de puntillas hasta la sala y allí, en el medio, estaba aquel cochecito azul, con su bebé y su mantita. Me acerqué, encantada, segura ahora sí de que era mío, y le quité el pequeño chupete de plástico. El lloriqueo mecánico del juguete vino acompañado de un grito desde la habitación de mis padres. Corrimos de vuelta a nuestras camas, encantados a pesar de la reprimenda. Tengo esta foto como prueba de la felicidad de entonces.
Ni un sólo día, desde entonces, he dejado de creer en la magia de los Reyes Magos. Yo sé muy bien lo que escuché aquella noche hace mucho, mucho tiempo.

Comentarios

Pepe ha dicho que…
Por ahí en Galicia seguro que se escucha aquello de: NO creo en "Los Reyes Magos", pero haberlos, hailos".
Son un bello símbolo, y aún cuando sólo sea por eso, merecen nuestra credibilidad y nuestro deseo de que sean perdurables para siempre.
Un abrazo.
Natàlia Tàrraco ha dicho que…
Pillo el hermanito, sin embargo continuó la mágia para ti, en la amanecida comían los camellos y bebían los peces en el río, ¿o eran los Reyes?. Un grito entre dos luces, mamá grita de...
!Vivan los Magos! Teresiña, siempre los necesitamos. Bello recuerdo con mágia eterna.
Buen viaje a disfrutarlo, y te envío fotos a partir del 9 ¿vale? quedamos muy guapos y guapas como era de esperar, jejeje.
Bicooos muchos.
Natàlia Tàrraco ha dicho que…
Añado, en esa foto deliciosa se adivina a la dulce y traviesa Teresiña de siempre.
Adelaida Ortega Ruiz ha dicho que…
Todos tenemos alguna historia sobre los Reyes Magos de nuestra infancia. Yo ya conté la mía en un comentario de algún blog amigo, pero sí te digo que esa ilusión infantil era algo muy cercano a la felicidad absoluta, y aunque pasó el tiempo y supimos que los Reyes eran nuestros padres, aquella magia dejó algo dentro de nosotros que sigue ahí.

Un beso, Teresa, y oye... eras una niña monísima.
San ha dicho que…
Mas de una comenzamos de ese modo a intuir que algo se cocia en esa noche mágica.
La inocencia de entonces y las ganas de encontrarla ahora.,
Que no se pierda la ilusión
Un beso desde el sur.
CAS ha dicho que…
Precioso y valioso recuerdo. Las secuelas que dejó....inmejorables!!
Un abrazo y felíz fin de semana largo, larguísimo.
Verónica Marsá ha dicho que…
Qué recuerdos tenemos todos, compañera... dulzura de niños! Yo tengo recuerdo de un supermercado con toldo, genial!
Y libros, muuuuuuchos libros que todavía tengo. Hermanos Grimm tamaño grande ilustrados con plumilla, son irrepetibles, joyas que guardo como oro en paño.

Un abrazo, hay sonrisas que no cambian.
Carmen Andújar ha dicho que…
Precioso recuerdo Teresa. Si tu dices que los oistes, seguro que es verdad, ¡qué bonita es la magia!.
Un beso real
maria jose moreno ha dicho que…
Que bueno es no perder la ilusión eso significa que la inocencia infantil continúa con nosotros y de esa manera nunca crecemos del todo que biene muy bien para afronar este caótico mundo de adultos.
Un besazo Teresa
Matices ha dicho que…
Que bonito relato, creo que muchos de nosotros hemos vivido momentos parecidos y al leernos estamos echando la vista atrás, recordando maravillosos momentos infantiles.

Gracias, un beso

Matices
Primavera ha dicho que…
Precioso relato ojala que los niños todos no perdiera la magia y esa ilusion de este dia.
Primavera
mar ha dicho que…
Que lindo regalo.
Todos tenemos un día de reyes especial de nuestra infancia guardado en la memoria, el mío es de cuando tenía cuatro años y me regalaron una cunita para el muñeco, "con colchón y almohada", ese día fue tremendamente especial
Un beso
gustavo ha dicho que…
teresa, no hace falta que pongas pruebas para demostrar la magia de esa noche de reyes.tus palabras atestiguan de sobra que aquella noche algo mágico ocurrió...además, tengas la edad que tengas ahora, sé de sobra que el recuerdo de aquella noche te hará ver, considerar de forma muy distinta al resto de mortales que no hayan visto un suceso semejante la magia. yo creo, así lo afirmas, que la magia existe y existirá para ti per secula..
besos mágicos.

Entradas populares de este blog

HALLOBLOGWEEN 2017. BIENVENIDOS.

HALLOBLOGWEEN 2017: LO QUE NO SE VE

HOMENAJE A JANE AUSTEN EN EL VI CONGRESO LITERATURA ROMÁNTICA DE A CORUÑA (I)