JUEVES LITERARIO: Mitos, leyendas y creencias

VA DE MUERTO EL QUE NO FUE DE VIVO
©Teresa Cameselle

Soy un escarabajo. Y no, no es un símil literario. Tampoco soy un personaje de aquella novela de Kafka, por cierto, que no me gustaba nada cuando estaba vivo y mira que me acuerdo de ella ahora que he pasado a la otra vida.
Si fuera creyente, no sé, budista o algo así, podría decir que son cosas del mal karma y esas milongas. Pero siempre he sido agnóstico tirando a puñetero ateo. De los que miran al cielo para pedir algo, pero luego no pisan una Iglesia ni por Pascua. Ahora, si algo he aprendido de esta experiencia, de ver como mi esencia se concentra en un minúsculo insecto del tamaño de la uña de mi meñique cuando era humano, es a creer en mi abuela.
Si es que me lo dijo mil veces. “Filliño, a San Andrés de Teixido vai de morto o que non foi de vivo”.
Así que aquí me tienes, camino del santuario dichoso, a rendir mi dura cabezota, ahora alegremente coronada por diminutas antenas, ante el santo.
Ya lo sabéis, la leyenda es cierta, si vas a San Andrés de Teixido, procura no pisar ningún bicho en el camino. Son las reencarnaciones de quienes no fueron de vivo.
Y, sobre todo, no pises un escarabajo de la patata, pequeño, redondo, con el lomo listado. Miedo me da pensar en que voy a reencarnarme cuando deje este ridículo cuerpo.





Comentarios

San ha dicho que…
!Dios Teresa! cuando camine miraré muy mucho lo que piso,jajajja.
Bueno, buenísimo.
Un abrazo.
Carmen Andújar ha dicho que…
Yo también tendré cuidado. Esto de las reencarnaciones es algo que corre por ahí explicándonos a donde vamos después de morir, a otra persona o incluso a un animal; pero a mi no me gustaría convertirme en un escarabajo, en un caballo quizás si, es más majestuoso.
Un abrazo
Teresa Cameselle ha dicho que…
Unos pequeños datos sobre San Andrés de Teixido, un pueblo pequeñito colgado de un acantilado, en la costa norte de La Coruña, con una ermita que, ya sabéis, hay que visitar de vivo:
http://www.arqhys.com/arquitectura/san-andres-teixido.html
maria jose moreno ha dicho que…
Pondre todos mis ojos al retortero para no cometer un acto de ese tipo que pueda ser castigado jajaja. No lo conocía y me encanta. Gracias por compartirlo.
Besos
Natàlia Tàrraco ha dicho que…
Cierto Teresiña, a San Andrés de Teixido, que me queda cerca de casa, voy vivita siempre y mucho, hasta colgué una cintita por si las meigas celtas en los pinos o robles sagrados que bajan hacia la mar en picado. Tengo un san Andrés de miga de pan con toques de colorines, muy bonito, naïf, allí los hacían como exvotos, ahora casi nada, lástima, no es que sea santera !quita, quita! es que soy perseguidora de maravillas auténticas como esa.
Mágico lugar de leyendas cuando no está a topes de turistas.
Uyyy todos pisando escarabajos, hormigas, gusanitos, mal de ojo para ellos que yo miraré mucho al suelo. Gracias por el aviso y que tenga suerte el bicho en la próxima reencarnación.
Bico cariñoso.
Celia ha dicho que…
Bueno, bueno. Iré a San Andrés de Teixido. Seguro. No vaya a ser que me convierta en algún animalito estrapayado.
Un beso,
Mari Carmen ha dicho que…
Jajajaja, qué bueno, fantástico tu escrito Teresa. Yo ya me he dicho que en mi próxima vida quiero ser olivo, y de los que duren 3000 años, por lo menos.

Un abrazo
Neogeminis ha dicho que…
jajajajaa buenísimo! no sólo por la originalidad de la temática sino por la gracia del texto.Breve, directo, con un ameno lenguaje y la cuota exacta de humor e ironía.
Me gustó! =)

Un abrazo.
Maat ha dicho que…
Bueno, bueno. Ya tengo un motivo más para visitar esa bendita tierra y, por supuesto, vivita y coleando. Si llegara a reencarme, quisiera ser una vaca de esas pelijorras, que pastan todo el día por los campos y que se tumban tan ricamente al sol cuando descansan de rumiar la fresca hierba que las rodea. Nada de bichitos con antenas. ¡Puag!

Excelente, Teresa.

Un abrazo.

Maat
alfredo ha dicho que…
Hagámoslo fácil, vayamos a San Andrés de Teixido. Total, terminaremos yendo de todas formas.

Muy buen relato, parece que no, pero es que sí.

Besos
Ceci ha dicho que…
Así que resultó ser verdadera la leyenda. o más bien es una admonición? que sería? o vas de una manera que sino irás de otra. Suena más como una amenza no te parece Teresa? ja!
Bueno me agrada que en el fondo por aquí estemos en plan de comprobación, ya que hemos tenido bastante de desmitificación.
Muy bueno tu relato, breve, conciso, irónico y dice tanto!!
Te mando un gran beso
Sindel ha dicho que…
Me divertí mucho con este relato!!! Muy original y de una imaginación increíble!!! Jajajaja que feo debe ser eso de reencarnar en un bicho, por cualquier cosa si llego a ir de visita a ese lugar voy a mirar muy bien donde pongo mis pies!!!
Excelente, corto, conciso, y genial!!!
Un beso.
CAS ha dicho que…
Habrá que mirar entonces, y dejarnos de "milongas" (me hizo gracia que empleases esta palabra tan de acá) eso, si no queremos pasar a mejor vida (porque tal vez haya una mejor después de esta... no se. Todavía estoy de viva)

besos.
gustavo ha dicho que…
así como que no quiso la cosa, la niña antalí y el niño ferrán me llevaron a ese dichoso lugar,teresiña...yo me preguntaba que para qué demonios me llevaban a ese lugar...y acabo de descubrirloooo¡¡¡+
jajaj
medio beso, teresiña.
Pepe ha dicho que…
Pues me plantearé ir a la ermita de san Andrés ahora que estoy vivito, porque de Cordoba hasta allí hay una "jartá" de kilómetros para hacerlos a paso de escarabajo. Creo que la Xunta te debe de dar un mpor erecido homenaje por promocionar de una forma tan subliminal el turismo hacia tu tierra.
Precioso relato el que hoy nos ofreces.
Un abrazo.
Manuel ha dicho que…
Cualquiera con amigos en Galicia conoce el dicho, habra que procurar elegir bien vaya a ser que nos toque ir como al prota de tu leyenda... ¿o no es una leyenda?......
Un beso
Juan Carlos ha dicho que…
Divertido, Teresa. Tal vez tenga que ir y entonces trataré no pisar ningun escarabajo. Bueno, eso será si no voy siendo escarabajo.
Muy bueno, un beso.

Entradas populares de este blog

HALLOBLOGWEEN 2017. BIENVENIDOS.

HALLOBLOGWEEN 2017: LO QUE NO SE VE

HOMENAJE A JANE AUSTEN EN EL VI CONGRESO LITERATURA ROMÁNTICA DE A CORUÑA (I)