MIS LECTURAS FAVORITAS: "LA LEYENDA DE URASHIMA"

En la entrada anterior del blog hablé de los cuentos que tenía de pequeña, que coleccionaba, leía y releía hasta gastarlos. Fui y soy de esos lectores que, cuando no tenemos nada que leer a mano, nos valen hasta las cajas de cereales. Por eso, cuando era pequeña y ya me sabía de memoria todos mis cuentos, me leía los libros de texto de mi hermano, sí, lo confieso, los libros de texto. Claro que no me leía los de matemáticas o ciencias, me leía sus libros de lengua si traían relatos, y, en concreto, recuerdo un libro de lecturas de 5º de EGB, que también llegué a desgastar por el uso.


Lo que más me gustaba de aquel libro era "La Leyenda de Urashima". Han pasado muchos, muchísimos años, y no sé si se titulaba así en el libro, pero desde luego era la misma historia. Una de las alegrías de Internet es encontrarte de repente con un cuento como éste, que adoraba pero comenzaba ya a olvidar, y saber que es una antiquísima leyenda japonesa, con varias versiones, y que según Wikipedia, se considera la primera historia que incluye viajes en el tiempo.
La versión de Wikipedia, corta, es esta:

"La leyenda empieza con Urashima Tarō, un pescador que ve a unos chicos que están golpeando a una tortuga. Ayuda al animal y éste, herido, le da las gracias y un día después, vuelve a verle. La tortuga le dice que es en realidad la hija del emperador del mar y le invita a un palacio donde vive el dragón dios del mar, dándole a Urashima Tarō el poder de respirar en el agua. El pescador y la tortuga nadan por el mar y al llegar a palacio, ésta se convierte en una bella princesa. Urashima Tarō se queda en el palacio durante dos días, pero finalmente desea volver a su hogar para visitar a su moribunda madre. La princesa le da una caja misteriosa, diciéndole que no debe abrirla nunca. Confundido, Urashima Tarō nada sobre la tortuga, saliendo del palacio.
Al llegar a su hogar todos habían cambiado. Pregunta a todos si han oído hablar de la familia Urashima o de Urashima Tarō. Le dicen que Urashima Tarō ha muerto hace ya 300 años. Entonces, el pescador se sienta bajo un árbol y abre la caja. Al abrirla, Urashima se convierte en un anciano. De la caja viene una voz: «Te dije que no debías abrir la caja nunca. En ella moraba tu edad.»"

En el libro donde yo la leía, lo recuerdo perfectamente, cuando Urashima abría la caja, de ella salía una nubecita blanca. El pescador corría tras ella por la playa, y a cada paso iba envejeciendo, hasta que ya no podía correr, y la nube se perdía en el horizonte mientras él moría. No sé si había una ilustración con esa imagen, pero yo la llevo grabada en la mente y nunca la he olvidado.
En realidad, al igual que "El príncipe feliz", supongo que donde la llevo grabada es en el corazón.


Comentarios

don vito andolina ha dicho que…
Hola, concisas y precisas letras desnudan a golpe de talento la germinal belleza de este blog,si te va la palabra encadenada, la poesía, te espero en el mio,será un placer,es,
http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
gracias, buen día, besos trileros..

Entradas populares de este blog

HISTORIA DE UNA NOVELA NO PREMIADA

¿QUÉ FUE DE LA ROMÁNTICA HISTÓRICA?

DAR LA CARA POR LA ROMÁNTICA