RESUMEN DE UNAS VACACIONES POCO PRODUCTIVAS

Pues sí, confieso que este mes de agosto lo que se dice escribir, escribir, poco, la verdad. 
En parte porque las musas decidieron abandonarme. Después de escoger entre los, demasiados, proyectos pendientes, y optar por el más fácil, una novela de la que ya tengo primer borrador y por lo tanto se trata de pulir y abrillantar, no fui capaz de pasar del primer capítulo. 
Si me seguís en Facebook, sabréis que el título abreviado es "PyT", y que este hombre es mi inspiración para su protagonista:

Y nada más sobre este proyecto, aparcado de momento porque, cuando comprendí por fin que lo que tengo que hacer es empezar a corregir "Q", la novela que no me abandona ni en sueños, mi editorial me envía "NSLBD" para una primera revisión. Así que este fin de semana toca trabajo de intendencia, nada muy creativo ni inspirador, pero necesario.
Cuántos proyectos os deben de parecer, y sin embargo solo son una pequeña parte de los que tengo almacenados en los cajones esperando turno. ¿Para cuándo y en qué orden? Ni lo sé. Esperaré que vuelvan las musas y me inspiren.
Feliz fin de semana.


Comentarios

El Demiurgo de Hurlingham ha dicho que…
Las vacaciones no necesariamente tienen que ser productivas, pueden servir para descansar y volver con la actividad, con la energía necesaria.
Corregir algo tal vez implique esa energia.
Y sé que lo que aparenta ser un proyecto más facil, para escribir, a lo mejor tiene complicaciones.

Entradas populares de este blog

¿QUÉ FUE DE LA ROMÁNTICA HISTÓRICA?

LA PESADILLA DEL SULTÁN

HOMENAJE A JANE AUSTEN EN EL VI CONGRESO LITERATURA ROMÁNTICA DE A CORUÑA (I)