DE FERIAS DEL LIBRO POR GALICIA



Abril y mayo han sido, o están siendo aún, meses intensos de letras y encuentros. De la Feria del Libro de Pontevedra, pasando por la de Ferrol, hasta desembocar en la de Porriño, que se estrenaba por primera vez en el circuito de las ferias gallegas. Además de otros eventos más personales, a estas tres citas me he apuntado con los ojos cerrados. Un mensaje de Trinidad Palacios, la más profesional y competente de las organizadoras/presentadoras de citas culturales, y siempre la misma respuesta: ya sabes que contigo, me apunto hasta a un bombardeo. Si encima me sienta a la mesa con queridas compañeras como Silvia Barbeito, Mariajo Losada o Mimmi Kass, no es un trabajo ni una responsabilidad es una fiesta asegurada.
Me había comprometido con Mimmi a hablar de la de Porriño, la última, este pasado sábado 14 de mayo de 2016, casi víspera del gran Día das Letras Galegas, que se celebró el 17 de mayo, como cada año. Allá nos fuimos, a la capital de las canteras gallegas de granito, para hablar esta vez del erotismo en la literatura romántica. Que no es lo mismo que hablar de literatura erótica, que esta vez no era el tema, aunque estando Mimmi Kass en la mesa, al final siempre hay que referirse a su especialidad.
El erotismo en la literatura romántica. Dentro de mi intervención, hablaba yo del lector que se acerca por primera vez a nuestro género, y descubre con sorpresa las escenas de sexo, más o menos explícito, que contienen casi la totalidad de los libros que se publican. No es algo nuevo, que nadie se confunda con este lío de la erótica de los últimos años. Las bases del género romántico se sentaron a primeros de los 80 por las autoras americanas de la época, y desde entonces incluyen alguna escena de sexo entre los protagonistas principales. Por un motivo obvio, porque estamos contado historias de amor, y el amor y el sexo están indudable e íntimamente unidos.
Nos hablaba Mimmi Kass de sus lecturas, más del género erótico puro que del romántico, con cierto convencimiento de que en la romántica el sexo era tratado de un modo demasiado clásico o estandarizado. A esto, Trinidad Palacios y yo, que somos grandes lectoras de los clásicos, pero también de las nuevas autoras que van surgiendo, tuvimos que mostrar nuestro desacuerdo. El género es tan prolífico, son tantas las autoras, y tantas las publicaciones, que la meta de cada una está en contar una historia algo diferente a las demás, lo que resulta por momentos no una misión imposible, pero sí bastante dificultosa, y eso lo puedo garantizar desde el punto de vista de la autora. Desde mi perspectiva de lectora, me congratulo de ello, porque la competencia nos garantiza variedad y calidad.
(Nota.- Si no eres lector/a de literatura romántica, o si has probado y no te ha convencido, quizá porque no has acertado con la autora o con el título de tu gusto, dale otra oportunidad. Déjate aconsejar por quien haya leído mucho, y te garantizo que encontrarás novelas que te sorprenderán.)
Leyó Trinidad Palacios un pasaje de una novela deliciosa, “Abandonada a tus caricias”, en donde el protagonista se limita a quitarle un guante, ¡en público!, a la protagonista, en una escena más sensual que muchas otras que he leído con largas descripciones de genitales y elaboradas prácticas sexuales. El erotismo puede estar en una palabra escogida, en un gesto, en una caricia no necesariamente en las zonas erógenas más conocidas. Eso es lo que aprecio yo en un buen libro, lo otro, me parecen descripciones de escenas vistas en películas de dudosa calidad.
También hablamos del juego que puede dar, por ejemplo, todo lo relacionado con la gastronomía, si la autora tiene la maestría de las tres que cité como ejemplo: Lydia Leyte en su “El fuego envuelve tu nombre”, Pilar Cabero en “Entre lo dulce y lo amargo”, y Yolanda Quiralte en “Cotton bride”.
Y muchas cosas más que se nos quedaron en el tintero, por lo que tuvimos que extender la charla en el café más cercano, y después hubo cena, y…
Creo que ya he confesado en las redes que toda esta gira de charlas es una excusa para reunirnos y disfrutar de la buena compañía. Cuando te juntas con gente tan maravillosa, culta, y entusiasta de la literatura, es como si te dieran una gran inyección de vitaminas, que te alimenta la mente y el alma por muchos días.

Os recomiendo que no le perdáis la pista a Mimmi Kass, tiene un blog fabuloso lleno de relatos muy sensuales (AQUÍ), y muy pronto podremos leer por fin su primera novela “Radiografía del deseo”. Es una nueva autora que viene pisando fuerte, se ha fogueado con los relatos del blog, un gran aprendizaje por el que deberían de pasar todos los escritores antes de lanzarse a la novela, es trabajadora y exigente consigo misma, y contagia su entusiasmo por esta carrera que comienza, y en la que le auguro mucho éxito. Autoras como ella son las que necesita el género para seguir dando alegrías y satisfacciones a los lectores.
Y si quieres vernos, y oírnos, a todas las que he citado aquí, ya sabes que tienes una cita en el Congreso de Literatura Romántica de Coruña, el 1 y 2 de julio (TODA LA INFORMACIÓN AQUÍ).





Comentarios

Pepa ha dicho que…
Es que esa escena de Abandonada es sublime!!! Bueno, es de mis favoritas!!!
Tengo que buscar un hueco para releerla....
Es que muchas veces los explicito no tiene que resultar más erótico, creo que crear un buen climax y saber explotarlo es mucho mejor que el mete saca de muchas novelas.
Opinión de lectora

Lástima que me pillen siempre estos eventos tan lejos
Un besote
Mimmi Kass ha dicho que…
Teresa, ¡una entrada muy completa! Y aunque sigo echando de menos un erotismo más amplio, pasajes como el que mostrarte en la charla, me dejaron claro que tengo mucho que leer en el género!Tengo pendiente subir el post sobre la de Pontevedra para complementar tu entrada.
y mi
¡Mil gracias por compartir la portada de Radiografía del Deseo y mi blog! Espero que a tus seguidoras les guste.
Deseando ponerme con las lecturas de las que tomé apuntes y todo en la charla! 😙
Anónimo ha dicho que…
Magnífica entrada, Teresa y muchas gracias por la parte que me toca.
En cuanto a Mimmi, querida, tienes que leer mucha más histórica romántica y te encontrarás con escenas eróticas maravillosas como las de "Amor con amor se paga" de Sarah MacLean, "Una dulce llama" de Laura Kinsale o "La antigua magia" de Lisa Kleypas. Y así podría mencionarte mil más. Escenas, como tú dices, que no son "coitocentristas". Escenas que hablan de sensaciones, olores, tacto, juegos y erotismo puro. Te he oído decir en alguna ocasión que no hay escenas de sexo con embarazadas, por ejemplo y, sin embargo, en la histórica sobre todo, sí las hay (y muchas) o sexo con parejas no "perfectas". Creo que Teresa y yo te vamos a tener que instruir jejejee
Besos a las dos. Siempre es un placer inmenso estar con vosotras
Trini

Entradas populares de este blog

HALLOBLOGWEEN 2017. BIENVENIDOS.

HALLOBLOGWEEN 2017: LO QUE NO SE VE

HOMENAJE A JANE AUSTEN EN EL VI CONGRESO LITERATURA ROMÁNTICA DE A CORUÑA (I)