HOMENAJE A JANE AUSTEN EN EL VI CONGRESO DE LITERATURA ROMÁNTICA DE A CORUÑA (II)


El pasado 8 de julio en el marco del VI Congreso de Literatura Romántica de A Coruña, que organiza y dirige cada año magníficamente Trinidad Palacios, compartí mesa con mi querida compañera Lydia Leyte para ofrecer un pequeño homenaje a Jane Austen, con motivo de la conmemoración de su fallecimiento hace 200 años. 
Como sois muchos los que habéis mostrado interés por el desarrollo de esta mesa, con permiso de Lydia, publiqué AQUÍ su parte del Homenaje, y toca ahora publicar también la mía. 


-->
JANE AUSTEN, VIDA Y OBRA
ALGUNAS PEQUEÑAS COINCIDENCIAS

Teresa Cameselle




Jane Austen falleció el 18 de julio de 1817. Su fama como escritora apenas había comenzado y hubo que esperar hasta 1870 para que apareciera su primera biografía, escrita por su sobrino James Edward Austen-Leigh, hijo de su hermano James. Se entregó a la tarea al ver que nadie lo hacía y que la memoria de su querida tía, de la época en la que vivió y la gente que la conoció, comenzaba a extinguirse.

Actualmente son tantas las publicaciones y estudios sobre la autora, que he preferido centrarme en esta obra de su sobrino, “Recuerdos de Jane Austen”, publicada en la colección Alba Clásica, por la cercanía y el cariño con la que está escrita.

Posible retrato de Jane Austen

Dice el autor en su introducción: “Ciertamente puedo atestiguar que casi todas las cualidades de sus personajes más encantadores era un fiel reflejo de su dulce temperamento y de su corazón afectuoso.”.

El retrato más famoso de Jane Austen

Y también dice “No pensábamos en ella como alguien famoso; pero nos encantaba lo amable, comprensiva y divertida que era siempre.”

Posible retrato de Jane Austen en sus últimos años.

Jane Austen no escribía novela histórica, es una obviedad, pero a veces parece necesario aclararlo. Sus obras son fiel reflejo de su época, por lo tanto, en el momento de su publicación eran lo que hoy llamamos novela contemporánea, y es fácil encontrar las fuentes de su inspiración, siguiendo los pasos de su biografía.


Jane Austen nació el 16 de diciembre de 1775 en la rectoría de Steventon y allí vivió hasta los 25 años. La casa fue demolida años después, pero se conservan imágenes como esta, que inmediatamente nos hacen recordar la casa de la familia Dashwood en la adaptación al cine de “Sentido y sensibilidad” de Ang Lee.

Fotograma de la película de Ang Lee.
También podemos pensar en “Sentido y sensibilidad”, al saber de la predilección que Jane Austen tenía por su hermana Cassandra, de hecho lo pensaban sus contemporáneos al leer su obra. La familia decía que “Cassandra tenía la virtud de no perder jamás los estribos, pero Jane tenía la dicha de no saber lo que era el mal humor”. 

Kate Winslen y Emma Thompson como Marianne y Elinor Dashwood

Disiente su sobrino en esta biografía, sin embargo, sobre el parecido con las hermanas Dashwood, al decir sobre su tía Jane: “La joven que con menos de veinte años podía discernir con claridad los defectos de Marianne Dashwood difícilmente podría haber adolecido de ellos”.



George y Cassandra Austen tuvieron ocho hijos, de ellos los dos pequeños, Francis y Charles, fueron marinos y llegaron a ser almirantes. Este es el motivo del interés y el conocimiento de Jane Austen sobre la Armada británica, los largos viajes a los que obligaba a sus miembros, y la buena fortuna que podía deparar a un caballero, lo que nos recuerda, por ejemplo, al capitán Wentworth de “Persuasión”.

Rupert Penry-Jones en el papel del capitán Wentworth

También encontramos cierta similitud entre la desolación que sufre la protagonista de “Persuasión”, Anne Elliott, al comienzo de la historia, por tener que abandonar su casa familiar, y la profunda pena que sintió Jane Austen al dejar su hogar natal en 1801 y trasladarse a Bath y después a Southampton. 

Sally Hawkins en el papel de Anne Elliot

Fueron cuatro años de peregrinaje en los que la incipiente obra de la autora no avanzó demasiado, quizá afectada por la falta de estabilidad. Solo cuando llegó al que sería su último hogar, en Chawton Cottage, se entregó por completo a sus novelas.

Chawton Cottage, hoy casa-museo de Jane Austen

Jane Austen admiraba la obra de Ann Radcliffe, al menos eso dice su biógrafo, aunque yo siempre he tenido mis dudas, visto el curioso homenaje que le hace en “La abadía de Northanger” a la obra más famosa de aquella autora, “Los misterios de Udolfo”.



Supongo que todos recordamos a la protagonista de “La abadía de Northanger”, Catherine Morland, obsesionada con la obra de la señora Radcliffe, al punto de imaginar que ella misma está viviendo una aventura gótica llena de peligros y emociones. De las obras de Jane Austen, me parece la más mordaz, y una crítica severa a las jovencitas influenciables que se dejan embaucar por las novelas góticas.


Felicity Jones en el papel de Catherine Morland



Edith Wharton, autora de “La edad de la inocencia” y primera mujer ganadora del Pulitzer, asegura en su obra “Escribir ficción” que las novelas de Charlotte Brönte parecen en muchos sentidos irreales, de puro románticas. Sin embargo, admira profundamente la obra de Jane Austen, y cita como ejemplo en varias ocasiones, escenas de “Emma”. 


Cuando escribía esta novela, Jane Austen aseguró que crearía a una heroína que solo le gustaría a ella. Ahora podemos decir que se equivocó, porque Emma sigue cautivando a los lectores doscientos años después, con todas sus virtudes y defectos.

Romola Garai y Jonny Lee Miller, en la versión de "Emma" de la BBC

El señor Knightley, aquí genialmente interpretado por Jonny Lee Miller, y Edmund Bertram, de Mansfield Park, eran los dos personajes favoritos de Jane Austen. Cuando le preguntaban si se inspiraba en personas reales para crear a sus protagonistas, ella decía que estaba “demasiado orgullosa” de sus caballeros como para admitir que solo eran el señor A., o el coronel B. De estos dos, Knightley y Bertram, llegó a decir que “están muy lejos de parecerse a lo que son muchos caballeros ingleses”. Y sabiendo esto podemos comprender por qué nunca se casó.

Blake Ritson en el papel de Edmund Bertran, en la versión de
"Mansfield Park" de la BBC

El viernes 29 de enero de 1813, Jane Austen escribe a su querida hermana Cassandra para anunciarle la llegada de Londres de su “querido hijo”. Esto es, ni más ni menos, que los primeros ejemplares de la primera edición de “Orgullo y prejuicio”. 
En la carta comenta que han leído el primer capítulo en compañía de la señorita B., que “parece adorar a Elizabeth”. Y añade la autora, con la confianza de estar escribiéndole a su hermana y no pensar ni por un momento que doscientos años después estemos aquí, compartiendo esa carta, en público, las siguientes palabras: “He de confesar que yo la considero la criatura más encantadora que ha aparecido en una página impresa, y no sé si seré capaz de soportar a aquellos a los que ella no les guste lo más mínimo”.

Edición ilustrada de "Orgullo y prejuicio"

De toda esta bonita y recomendable biografía, son las frases como esta las que a mí, personalmente, me llegan al corazón. Hacen que sienta a Jane Austen como una persona real, de carne y hueso, cercana, algo que nunca conseguirán los estudios más densos y profesionales. 
Realmente, me he emocionado leyéndola, por eso me limito a estos pocos apuntes, buscando los puntos en común entre su vida y la de sus personajes, y no voy a llegar a la parte más triste del libro, porque es demasiado dolorosa.


Siempre digo que prefiero celebrar la fecha en la que nacieron las personas a las que admiro, y no, como se conmemora en este mes de julio, la de su fallecimiento.

Jane Austen nació el 16 de diciembre de 1775, una gran fecha para todos los que amamos la literatura. Gracias a sus obras, vive siempre en nuestra memoria.










-->

Comentarios

Lydia Leyte ha dicho que…
Disfruté mucho con la visión cotidiana y familiar que nos diste de Jane Austen. Fue una exposición preciosa, llena de sentimiento y amor por esta gran autora

Entradas populares de este blog

HALLOBLOGWEEN 2017. BIENVENIDOS.

HALLOBLOGWEEN 2017: LO QUE NO SE VE

HOMENAJE A JANE AUSTEN EN EL VI CONGRESO LITERATURA ROMÁNTICA DE A CORUÑA (I)