MI PRINCIPE DE PERSIA



(Esta es una carta para el productor de Prince of Persia, Jerry Bruckheimer)

Estimado señor Bruckheimer:
Sepa usted que le quiero, me ha dado varias razones para hacerlo.
Primero resucitó el cine de Piratas, con mayúsculas. Somos millones en el mundo los que hemos disfrutado con las aventuras del trío Sparrow-Turner-Swan, bien lo sabe usted y los Estudios Disney (y sus respectivas cuentas corrientes).
Y ahora, para seguir alimentando mis fantasías, me trae usted un cuento digno heredero de Las mil y una noches y del Aladdin de Disney. (Atención: spoiler) Porque sí, esa primera escena de acción, con Dastan corriendo por los tejados huyendo de la guardia, es calcada a la de Aladdin, pero yo lo entiendo como homenaje a la compañía que está detrás del film, así como guiño a los fans como yo.
Ben Kingsley hace de malo un tanto estereotipado, pero bien, un gran actor como él siempre sabe darle credibilidad al personaje.
Alfred Molina ¡impresionante! Lo borda. El secundario gracioso que toda película de acción precisa.
Gemma Aterton, la hermosa Princesa Tamina, es una chica con los pantalones (bombachos) bien puestos, podría ser la hermana melliza de Elizabeth Swan.
Y qué decir de Jake Gyllenhaal, a punto de cumplir 30 años ya ha demostrado que sabe actuar, que no tiene miedo a nada (esa Brockeback Mountain), que toca ponerse cachas, pues se pone, que toca hacerse trenzas (homenaje a Sparrow?) pues también. Si a todas sus virtudes se une un físico de lo más atractivo en el cine actual, tenemos casi al actor perfecto. Y, a pesar de que debo reconocer mis dudas iniciales (desde el principio me encantó la idea de esta película, pero no sabía si el actor elegido sería el adecuado), ahora me rindo a sus pies y a los del encargado de casting.
Que me ha gustado, sí señor, que me he reído, he sufrido y he aplaudido, y que, por segunda semana consecutiva salgo del cine sin ganas de ir a la taquilla y pedir que me devuelvan la entrada.
Hay quien dice que esto no es cine, que sólo son fuegos artificiales, espectáculo, divertimento.
Para mí, señor Bruckheimer, es la esencia.
Gracias.


Comentarios

Annick ha dicho que…
Pues si que se nota que te ha gustado la pelicula. Que suerte , porque como dices ultimamente no hay muy buenos films.
Eso de decir ¨el 7º arte esta bien , pero antes que nada es espectaculo y pasar un buen rato .

Besos desde Málaga.
Juanma ha dicho que…
Pues la parte del video no me ha gustado nada, no sé si es que estoy sosón hoy,

Saludos,Juanma

Entradas populares de este blog

HISTORIA DE UNA NOVELA NO PREMIADA

¿QUÉ FUE DE LA ROMÁNTICA HISTÓRICA?

DAR LA CARA POR LA ROMÁNTICA