DEL MAYO FRANCES AL MAYO ESPAÑOL: 43 PRIMAVERAS

Nací el 7 de mayo de 1968, así que literalmente, el mayo francés me pilló en pañales. Leer historias sobre lo que fue y lo que significó en su momento, siempre me ha provocado una extraña sensación de nostalgia, la idea de que ya no quedaba nada por qué protestar, de que nuestra vida ha sido fácil con la estabilización de la democracia y la mejoría de la economía de principios de siglo que nos hizo llegar a creer que todos éramos ricos, que cualquier trabajador podía tener su piso, su coche, sus buenas vacaciones, y que ya nunca volverían los tiempos del hambre.
Pues han vuelto, por desgracia. Los índices de paro son aterradores, la gente pierde sus casas por no poder pagar esas hipotecas que casi te regalaban con las cajas de cereales, los licenciados no encuentran el trabajo para el que fueron formados, o simplemente no encuentran trabajo, y esa clase media que nació y creció en las últimas décadas y que nos hacía sentir que verdaderamente éramos europeos y que nada teníamos que envidiar a nuestros vecinos, amenaza con desaparecer y llevar de vuelta al país a un estado medieval con ricos muy ricos y pobres cada vez más pobres.



Y entonces llegaron ellos. Despacio, sin cobertura de los medios, sin que a nadie les importase lo que hacían aquellos cuatro locos que un día decidieron "quedar" en la Puerta del Sol de Madrid, en el kilómetro 0, el epicentro de un país escindido que un día se llamó España. Y poco a poco llegaron más, y más, ayer eran 19.000, hoy ni se sabe. Y ya no es Madrid, son todas las capitales, todas las ciudades de España, y docenas más en todo el mundo.
La pancarta de más arriba lo resume muy bien. El que no tiene nada, nada tiene que perder.
Sin embargo ellos tienen mucho. Tiene voz y voto. Tienen ideas y saben expresarlas. No son esos jóvenes ni-ni que tanto se han denostado. Tampoco hacen botellón, el alcohol no está permitido. No están de fiesta ni con ganas de broma. Están luchando por su futuro. Por nuestro futuro.
Y yo vuelvo a sumergirme en la nostalgia. Por no estar sentada en una plaza manifestándome. Por no tener 18 años y el mundo por delante.
Pero también siento orgullo, y me emociono, y los veo y los admiro, y les envío todos mis mejores deseos, mis ánimos y mi gratitud por hacer lo que hacen. Y por hacerlo tan bien.
Sí hay futuro, ellos lo están demostrando.

Comentarios

Teresa, esta no es una revolución de jóvenes, aunque hayan sido mayoría hasta ahora, la realidad es que el 15M está apoyado por gente de todas las edades. Así que no sientas nostalgia, y si puedes, sal a la calle.
San ha dicho que…
Miles de personas en las calles, una protesta pacífica, un grito pidiendo cambios en esta injusta sociedad. En este injusto mundo.
Un beso Teresa.
Máximo Cano ha dicho que…
Pues si... cuando aquellos que presumieron de estar en el Mayo del 68 llegaron al gobierno, se dejaron corromper por el poder y el dinero... y esto que ocurre no son mas que las consecuencias de aquello...socialistas de caviar, peperos de tinte y photoshop, monarquias de revista del corazón...etc.etc... parásitos d ela sociedad.
Manuel ha dicho que…
Encuentro diferencias importantes entre esos dos Mayos, en el 68 se pedía un cambio una evolución , en el 2011 es la decepción, la desconfianza ante el sitema político. Esperemos no se instrumentalice y que no terminen con las mismas consignas de siempre.
Un beso
Annick ha dicho que…
El mayo del 68 , lo vivi con mucha intensidad ; mi hija tenía 4 meses , no había las noticias que hay como ahora , casi no sabíamos lo que pasaba .Estaba preocupada por mi familia ( soy parisina )y fue una verdadera revolución que acabo con el gobierno del mitíco Charles de Gaule .
Los del 15M ,los veo más pacificos y yo tambien los envidio , porque estan con las ideas claras y al fin parece que los jovenes se van a ¨mojar ¨.
Espero que siguan con las ideas tan claras y no se dejen corromper por los politicos .

Besos desde Málaga.

Entradas populares de este blog

HISTORIA DE UNA NOVELA NO PREMIADA

¿QUÉ FUE DE LA ROMÁNTICA HISTÓRICA?

DAR LA CARA POR LA ROMÁNTICA