El caso de la mujer asesinadita de Miguel Mihura y Alvaro de Laiglesia


Este fin de semana no tocó cine, sino teatro, otro de mis grandes amores.
A mí siempre me ha gustado andar entre bambalinas. Desde niña participé en todos los festivales del colegio. De la EGB tengo un recuerdo muy especial para las dos representaciones de Jesucristo Superstar que conseguimos perpetrar, ahora que lo pienso, no sé muy bien cómo, salvo por el entusiasmo y el trabajo de nuestro profesor de dibujo, que conseguía poner de acuerdo a no sé cuántas decenas de estudiantes entre 11 y 16 años, y hacer dignamente en un escenario -en playback- una representación, si el recuerdo no me engaña, más que digna.
Tiempo después entré en el grupo de teatro de mi segundo colegio, y ahí representábamos bajo las órdenes del señor Andrés, obras del tipo de la que fui a ver ayer, autores como Miguel Mihura, Carlos Arniches, o los hermanos Alvarez Quintero.
Este teatro, del que ya no se hace salvo cuando rescatan las obras de aquellos insignes autores, recibía la denominación de "tragicomedia". La palabra lo dice todo, te ríes, pero también tiene momentos tristes. Son obras de enredo, con mucha acción, y de gran lucimiento para los actores.
Debo decir que la representación que vi ayer, con Isabel Ordaz, Ismael Martínez y Lola Baldrich, como rostros más famosos (la primera era la famosa "hierbas" de Aquí no hay quien viva, y los otros dos los vemos actualmente en el Internado), me ha gustado mucho. En estos tiempos de teatro postmoderno, es bueno volver a los clásicos, para comprobar cómo se escribe una buena obra de teatro, con diálogos ágiles, actores bien enfundados en su papel, y situaciones absurdas que te mantienen la sonrisa en la cara, cuando no una carcajada.
Y por los aplausos de la sala, debo decir que el resto del público parecía compartir mi opinión.

Comentarios

Ardilla Roja ha dicho que…
Hola Teresa.

Yo también fui muy "teatrera" en el colegio y curiosamente también hicimos Jesucristo Superestar. La mayoría eramos chicas, incluida la que hizo de Jesucristo. A mi me tocó el personaje de Pilatos.
Teníamos éxito no creas, que estuvimos de gira y todo. Muy corta, al colegio del pueblo de al lado y al hospicio, pero lo pasamos en grande.

Besos
Teresa Cameselle. ha dicho que…
Pues nosotros representamos en el colegio y en el Casino de Mugardos, un lleno total, jaja, gran éxito.
Jo, lo que me gustaban a mi las canciones de Pilatos, mis favoritas, ya me hubiera gustado, pero me quedé en "pueblo" a secas el primer año, y en apóstol del montón el segundo. Cantábamos lo de "todos los problemas se disuelven en el vino al tiempo de cenaaar...". ¿Te suena?
Fernando ha dicho que…
El pasado fin de semana estuve alojado en un hotel de Sevilla por una cuestión de boda familiar. Y allí que nos encontramos con la "hierbas" y con los dos el Internado que citas. Yo ni me cosqué, ¿eh?, me lo apuntaron mi mujer y mi cuñada. Y algunos sobrinos acudieron raudos a hacerse la típica foto. ¡Estos famosilloooss....!
May ha dicho que…
No he visto esa actuación, pero es una comedia que me encanta.

Entradas populares de este blog

HISTORIA DE UNA NOVELA NO PREMIADA

¿QUÉ FUE DE LA ROMÁNTICA HISTÓRICA?

LA PESADILLA DEL SULTÁN