ESTE JUEVES UN RELATO: LAS REDES SOCIALES


Convocatoria del blog de Gus, esta vez idea de Medea: Las redes sociales. En principio prevista para el jueves pasado y después aplazada, un poco por la resaca del Halloblogween supongo, pero por fin ha llegado la vuelta a la querida rutina del jueves. Nos vemos (y nos leemos).

CON LOS CINCO SENTIDOS
©Teresa Cameselle
-Creía que llegaba temprano… (y también creía que tenías unos treinta años, o eso parece en tu foto de perfil, claro que debe ser de principios de siglo).
-Es temprano, es que me he adelantado. Oye, eres inconfundible, tu foto de perfil te hace justicia (¿y ese aliento a menta? ¿No será para enmascarar la halitosis? Ay, Dios, que no puedo con la gente a la que le huele mal el aliento).
-Y tú tienes la misma sonrisa… (por decir algo, porque esa voz de cuervo afónico no me la esperaba. ¿Será una fumadora compulsiva?)
-Pensarás que soy una tonta, pero estaba muy nerviosa por esto… (¿tiene mala cara? No huele a alcohol, pero tiene cara de haber bebido. Quizá los restos de una resaca. Estoy empezando a agobiarme).
-Qué va, yo estoy igual… (¿en dónde demonios me he metido? Si ya se sabe que la gente miente más de lo que cuenta. Tantas redes sociales, y seguimos igual que toda la vida).
-¿Quieres pedir algo? Yo estoy tomando una infusión, es que llevo unos días con faringitis… (esto hay que aclararlo, no se vaya a pensar que siempre hablo con esta voz de carretero).
-¿Faringitis? Vaya, lo siento, igual podíamos haberlo pospuesto… (la verdad es que tiene una sonrisa bonita).
-¿Después de tanto tiempo planeándolo? Ni de broma… (guapo es un rato. Estaba pensando en poner una excusa e irme, pero voy a esperar un poquito).
-Lo cierto es que yo también estoy enfermo. No te preocupes, no es contagioso, sólo un trancazo de esos que mi madre me curaba con sopitas y vahos, a la antigua usanza, y no con el maldito Frenadol que me deja dormido todo el día… (¿estaré hablando demasiado? Parece que le ha hecho gracias lo de mi madre, sí, se le ha puesto una sonrisa muy tierna).
-A mí también me sienta falta el Frenadol… (ahora me acuerdo de por qué hemos quedado, resulta que es tan simpático en persona como por el chat).
-Pues ya tenemos algo más en común… (qué tontería ponerme tan nervioso, con lo bien que nos lo tenemos pasado en nuestras charlas virtuales).
-¿Les pongo algo?
-Un té verde.
-Un té verde.
Risas.

Comentarios

Natàlia Tàrraco ha dicho que…
Ayyyyy, Teresiña de mi alma, vamos por el mismo caminito, uyyyyyyy.
Como si nos transmitíeramos el pensar.
Bicooos de verdad, nada de redes.
Gastón Daniel Avale ha dicho que…
jajaja...genial teresa, la verdad que esa incomodidad... de primera cita como a ciegas! el prejuicio o el pre-pensar... muy bueno eh, la verdad! besos
Maat ha dicho que…
Jajaja, Teresa. Lo de voz de cuervo afónico no tiene parangón. ¡Que desastre de cita!

Espero que los vecinos no me hayan escuchado reír. Si mañana me dicen algo, les invitaré a leerte. Me entenderán. ¡Muy bueno!

Un abrazo.

Maat
Celia ha dicho que…
Muy divertido, Teresiña. Es una reunión de esas inocentes y bellas que nos hace pensar en que todos tenemos las mismas dudas, a la hora de la verdad.
Y es que los pensamientos son libres, aunque alguna vez, nos juegan malas pasadas y no nos dejan disfrutar de la realidad del momento.
Un beso, amiguina.
Estuve ausente unos días, por temas "sociales", por eso no participé en tu propuesta.
mar ha dicho que…
Hola Teresa
Buenísimo tu relato.
Que bien has reflejado las dudas de una primera cita y todos los miedos y prejuicios que pueden llegar a asaltarnos en un momento así.
Genial de verdad.
Un beso de Mar
Verónica Marsá ha dicho que…
Eso nos pasa porque vamos con prejuicios... en uno de mis encuentros blogeros había una persona que no tragaba en su forma de escribir ni la manera de NO responder nunca a los comentarios. Pues no me defraudó, más tonta en real que en virtual!

Supongo que habrá de todos los colores...

Besito.
Inma Brujis ha dicho que…
Jajaja, algún dia te contaré como conocí al que es hoy mi marido...
Besossss
Fibonacci ha dicho que…
O se gustan...o lo que pensaban no se cumple...que casi siempre es lo normal por lo que leo y obesrvo...no hay más...bueno sí...una relacion esporádica y un viaje quizas de kilometros para eso.
Reivendico el ligoteo tradicional...donde el hombre cree que liga y la chica se deja ligar.
Un saludo.
Pepe Derteano ha dicho que…
Tere... primero, me pareció curiosa y seductora la experiencia...

Yo lo que he experimentado es que a veces el relacionarse mucho virtualmente tiene una doble consecuencia... la primera es una especie de ilusión porque se confirme lo bueno e interesante del que está al otro lado... la segunda es que cuando estás frente a frente y no te emociona... como que no hay salida porque el contenido ya lo conoces.

Hay excepciones... pero normalmente cuando se pone mucho de entusiasmo, las cosas no funcionan... ambas partes tratan de impresionar y eso, suele ser fatal.

Estuve chequeando por Internet y resulta que el 76% de las relaciones que se concretan no llegan a buen término y se olvidan en las siguientes semanas... del 24% restante, solamente el 3,5% tiene un acercamiento duradero y el resto porcentual, tienen entre 2 a 6 alternativas más... todo un suceso...

Siempre es bueno leerte y pasar por acá, pero ya es tiempo que te des un tiempito para que me visites y opines de cinematografía... mi casa es la tuya...

Muchos cariños

PEPE
alfredo ha dicho que…
Me lo imagino, y me parece lo más natural del mundo.
Ese paso, (el del encuentro) si se dá, lleva implicito el contraste en una distancia corta de toda una imagen que previamente hemos construido. Y empezamos a descubrir todo aquello que no aparece en los escritos y que es más realidad y está menos prefabricado.

La escena está contada con una voz en "off" que resulta de lo más clarificadora y divertida.

Besos
gustavo ha dicho que…
no se si sere un tipo muy sociable...mas bien diria que metido en mimmismo...bueno, eso que describes en tu jueves, muy bien escrito, por cierto, lo he pasado yo, eso sí, minimizado...jajja..ahi he estado yo...
besosss.
maria jose moreno ha dicho que…
Se encontraron en la red y tenian cosas en comun que ni siquiera sabían. Feliz encuentro y veo que duradero.
Besos teresa
Carmen Andújar ha dicho que…
Esto del chat también es curioso, a veces sale bien; pero otras...
Esas citas, son inesperadas porque nunca se sabe como será la persona que ha detrás de un ordenador.
Muy divertido
Any ha dicho que…
Halitosis jajajaja! Es que impacta el primer encuentro, hay cosas que no son como uno esperaba, surgen dudas ... pero luego uno va reconociendo poco a poco a la persona que conoce virtualmente. Bueno, es de desear que uno pueda reconocerla por fin en algún momento jajajaj!
Un abrazo
Primavera ha dicho que…
Uff el encuentro y la imaginacion que nos hace volar tanto que a veces surge una decepcion.
Primavera
Medea ha dicho que…
Muy real Teresa, describes una situación o mejor dicho la situación que supongo más frecuente en estos "Encuentros en la tercera fase" que nada que ver tienen con la película de ciencia ficción de Steven Spielberg pero si son en la tercera fase jajaja.
1ªcontacctar,2ªconocerse,3ªintimar y ahí surgen las dudas. ¿Se dará cuenta de que mi foto esta retocada? ¿le gustará como huelo, como muevo las manos como sonrío?¿voy mona?¿o acaso le pareceré “traperilla”? o por el contrario ¿demasiado elegante o seria? ahí surgen las dudas, los miedos, las inseguridades que tras la pantalla del ordenador tenia ocultas. Magnifica entrada que te lleva a ver la realidad al otro lado. Un beso grande.
(Perdonar mi retraso, tuve un accidente el viernes y entre la brecha el collarín y el dolor de cabeza no puedo estar en el ordenador mucho tiempo, pero voy a leeros y comentaros a todos. Mas besos)
Juan Carlos ha dicho que…
Muy buena la narración de un encuentro de amigos virtuales.
Yo tuve un encuentro, pero es que era como si nos conociéramos de año. Bueno, la sorpresa habría sido el tono de voz, pero esa ocurrió el primer día que hablamos por teléfono.
Un saludo

Entradas populares de este blog

HISTORIA DE UNA NOVELA NO PREMIADA

¿QUÉ FUE DE LA ROMÁNTICA HISTÓRICA?

LA PESADILLA DEL SULTÁN