MI CLUB DE POESIA



Ayer, martes, como todos los martes de este verano, tenía cita en el Hotel Hesperia con el Club de Poesía al que pertenezco, extensión del que organiza la Biblioteca Central de Ferrol, de octubre a junio. Y digo extensión, porque así comenzó la idea, al terminar el Club en la Bibioteca, hace tres meses, pero esa intención de seguir reuniéndonos para hablar de poesía -y de lo que surja- ha hecho crecer y variar el grupo, no siempre somos los mismos, se han ido añadiendo miembros nuevos, y siempre en la mejor armonía, dispuestos a leer y a escuchar, a debatir y a pasar uno de los mejores ratos de la semana.
Como no escribo poesía, me limito a escuchar a los demás y comentar lo que oigo, pero ayer mi querida amiga Isabel Buelta insistió en leer algún pasaje de "No todo fue mentira", mi segunda novela, y puesto que ella lo acababa de terminar, y su historia favorita, como la de muchos, era la tercera, "Coral", me hizo el regalo de leer con su voz pausada y suave de poetisa, este párrafo que ahora me parece más bonito que nunca:
"Se besaron como sedientos que beben el más delicioso de los néctares. Todo a su alrededor desapareció en el tiempo que duró el beso. Flotaban en una bruma placentera que alejaba los muebles y las paredes, las personas y las convenciones, nada importaba ya. Sólo estar así, morir así, con sus bocas unidas, sus cuerpos en contacto, sus sentidos excitados hasta el infinito
Impaciente, Greg comenzó a desabrocharle los botones que cerraban el severo vestido de Coral hasta el cuello, besando cada centímetro de piel desnuda que iba descubriendo, hasta deshacerse del corpiño y dejarla sólo cubierta con el corsé. Besó sus clavículas y sus hombros, murmurando palabras inteligibles sobre su belleza, la suavidad de su piel, su dulce olor a flores frescas. Al poco, la falda también cayó al suelo, junto con las enaguas, mientras sus manos rápidas, conocedoras, deshacían las cintas del corsé."
"No todo fue mentira"
©Teresa Cameselle

Gracias Isabel, y gracias a todo el Club de Poesía por los buenos momentos que pasamos, por las lecturas, por las anécdotas, por las risas, por el descanso que supone pasar un rato tan agradable en tan buena compañía.




Comentarios

Natàlia Tàrraco ha dicho que…
Teresa eres un motor a pleno funcionamiento, esos encuentros con gente que ama la poesia han de ser muy fructíferos.

Amiga mía, tu insaciable dedicación a la palabra escrita luego da sus frutos, en fragmentos que destilan una sublime sensibilidad.
Me acuerdo de esos párrafos en la parte dedicada a Coral, impregnados de erotismo delicado e intenso. En ellos existe poesia, porque se puede escribir poéticamente la narrativa.
Te felicito y me felicito por tener el privilegio de conocerte como escritora y como encantadora persona.
Un besito, un bico añorado.
Susana ha dicho que…
Poesía es hermosura, Teresa, y ese párrafo es muy hermoso así que... ¿cómo que tú no escribes poesía?
Isabel Buelta ha dicho que…
Mi querida Teresa:
¡Qué sorpresa tan linda me acabo de
llevar con tu comentario sobre las
deliciosas tardes que pasamos en el
Hesperia! Especialmente la de ayer
me pareció preciosa. Has dicho tantas veces que tú no sabes hacer poesía que yo solo quise demostrarte que SÍ SABES pero aún no eres consciente de la calidad de tu alma de poeta.
No es nada fácil describir la belleza de dos cuerpos entrelazados
vibrando de amor. Tú sabes hacerlo
divinamente bien con las palabras
más adecuadas, dulcemente, sin caer
nunca en obscenidades. Y eso es precisamente poesía de la buena, aunque no rime, aunque no tenga la
forma de verso, pero es POESÍA.
Mil gracias por estar en mi vida.
Un fuerte abrazo
Teresa Cameselle ha dicho que…
Chicas, ¿qué os puedo decir después de tantas palabras bonitas?
Que os mando muchos besos, nada más.
Maribel ha dicho que…
Qué texto tan sugerente. Me lo imagino recitado a modo de poesía con esa voz dulce y suave que refieres y tiene que ser un disfrute.
Mucho éxito para tu segunda novela.

Un abrazo.

Entradas populares de este blog

HISTORIA DE UNA NOVELA NO PREMIADA

¿QUÉ FUE DE LA ROMÁNTICA HISTÓRICA?

DAR LA CARA POR LA ROMÁNTICA