ESTE JUEVES UN RELATO: ¡HAZME REIR!


Piolín no viene a cuento en este relato, pero es la imagen que nos proponen desde el blog de Gus para la convocatoria de este jueves.



HISPANICAS
©Teresa Cameselle
Abstrusa, me llamó aquella mañana de sábado. Abstrusa, como si fuera un insulto. “abstruso-sa: 1. adj. Recóndito, de difícil compresión o inteligencia”, dice la RAE. Puesto que recóndito (“muy escondido, reservado y oculto”) no era aplicable a las circunstancias, acepté el adjetivo teniendo en cuenta que en cinco años de convivencia no había logrado hacerle entender a mi querido filólogo la diferencia entre sintético y algodón, ni mucho menos el por qué deben separarse los colores y lavarse a diferentes temperaturas.
Cavernícola, repuse, puesto que sólo un hombre nacido en eras prehistóricas podía seguir quejándose de su incapacidad para poner una lavadora.
Zangolotina, rumoreó él, mientras yo me multiplicaba por la cocina, poniendo la dichosa lavadora, el lavavajillas, recogiendo la vajilla del desayuno.
Holgazán, contraataqué.
Superwoman, exclamó de repente, con una sonrisa traviesa que se reflejó en mi cara, inevitable. Con lo que odia los anglicismos, tenía que tomar aquello como el mayor piropo nunca recibido.
-¿Tus papás siempre hablan tan raro? –le preguntaba a mi hijo, parados en el pasillo con sus mochilas y sus abrigos, el vecinito del quinto.
-Es que son profes de lengua.
-Ah.

Comentarios

Natàlia Senmartí Tarragó ha dicho que…
jajaja, lengua viperina o serpentina gastan los profes esos.
!Zangolotina! zangolotino le llamaba Fernando Fernán Gómez a su nieto Gabino Diego en "Viaje a ninguna parte", me quedó esa palabra sublime. Será de zángano haragán y sobretodo con poco tino, infantiloide, segun la sacrosanta RAE.

Despliegue del verbo gasta la mujer quedándose corta ante tamaño zafio y lerdo, !mentecato! apoltronado en el tópico para no dar golpe. No se deje encandilar ni chasquear la fémina, nooo, basta diga, !hasta aquí hemos llegado con este fregado! Y así, de sopetón, le endose el moncho, la plancha y el carro de la compra.

Risas jocosas, palabras de lustre luces Teresiña para que a mis labios aflore la sonrisa irónica y traviesa.
Bicoooos.
Inma Brujis ha dicho que…
No hay nada mas peligroso que un profe de lengua puesto a insultar jajaja.
Besitos
Ardilla Roja ha dicho que…
Encantador y buenísimo, Teresa.
Menudo peligro ser vecino de ese par jajaja

Un beso
Verónica Marsá ha dicho que…
Bueno, cuando quiero meterme con mi churri le llamo proslambanómeno. No sufras...
Bravo! Muy bueno, compañera.

Beso.
mar ha dicho que…
Muy bueno Teresa.
A partir de ahora me cuidaré mucho de no llevar la contraria a nadie que sea profe de lengua, con algunas de esas palabras no estaría segura de si se está metiendo conmigo o piropeandome.
Un beso de Mar.

Vaya, acabo de leer el comentario de Verónica y creo que también me cuidaré mucho de los profes de griego
yonky ha dicho que…
Deberia imaginarme desde este pequeño desacuerdo, alguna discusion aun mas caldeada.Seria interesantisimo oir los epitetos derramados en tal ocasion.

cariñitos
Medea ha dicho que…
Jajaja lo mejor la explicación que le da tu hijo al vecinito, con eso lo deja todo dicho. Mi cavernícola tampoco sabe poner la lavadora ni el lavaplatos, pero compensa en otras cosas(la plancha ni nombrarla) jeje
Pepe ha dicho que…
¡El poder destructivo del lenguaje!.
La palabra como arma arrojadiza puede ser mas hiriente que las agresiones físicas, pero eso sí, más, mucho más civilizada como corresponde a dos sesudos profesores de lengua.
Un abrazo.
CAS ha dicho que…
Jugar con las palabras es un placer. Me imagino para profes de lengua que disponen de tamaño arsenal lo entretenido que ha de ser.
cariños
Mari Carmen ha dicho que…
Mas que insultos para fastidiar yo creo es un juego estupendo... nunca sabes qué nueva palabra te van a tirar a la cara, y estás alerta y presta a mejorarlo, jeje.

Me ha encantado, Teresa :)

Un abrazo
gustavo ha dicho que…
chachooooooooo¡¡
ehh tuuuu¡¡¡
cuzooooooooo¡¡¡
etc...creo que estoy medio dormido, pues si no no me explico cómo no soy capaz de dejarte aqui algunas de las delicias del hablar comun de mis mayoress...sólo me acuerdo ahora de esas tres palabras...
el chacho, lo utilizamos para llamar a lo bestia
el eh tuuuu, idem
y el cuzo, lo empleamos para decir de la ...del oficio que mas gusta en este mi pueblo de zamora, el de chismorrear, el de hablar de la gente, pero mal, el de...en fin, ya sabes, esa práctica extendida por media españa...
mil besos, teresa...
Primavera ha dicho que…
Pues como le salgan una niña como fui yo, van arreglados esos papis de lengua, con lo preguntona que era, y lo peor que hasta que no lo entendía no paraba de dar la lata..jaja
Muy buen relato.
Primavera
Carmen Andújar ha dicho que…
Desde luego sería bueno insultarse así, al menos se tendría creatividad y no se soltaría lo primero que te viniera a la cabeza.
Muy original tu relato
Un beso

Entradas populares de este blog

HISTORIA DE UNA NOVELA NO PREMIADA

¿QUÉ FUE DE LA ROMÁNTICA HISTÓRICA?

LA PESADILLA DEL SULTÁN