CINE FIN DE SEMANA: DE REBECCA A NORMAN

    Fin de semana frío y lluvioso, además de post-navideño y post-rebajas, o sea, el fin de semana ideal para quedarse en casa, tumbados en el sofá, con una manta, bebidas calientes, y una buena provisión de películas.
    El viernes alquilamos en dvd "Infiltrados en clase", una comedia absurda con la que pasar el rato sin complicaciones, al menos en sus primeros minutos, pero sobre la que no puedo opinar ni recomendar, porque al poco de empezar recibí una llamada que me interesaba más que la película, con lo que me perdí casi una hora de la misma, y llegué para un final típico de esa mezcla de comedia y cine de pareja de polis, que, la verdad, no me dijo nada.



    El sábado por la tarde, para compensar, estrené uno de mis regalos de Reyes, el Blu-Ray de Rebecca. Poco se puede decir de un clásico que no sean ideas repetidas y lugares comunes. Sí puedo decir que la calidad del Blu-Ray es de agradecer, la fotografía en blanco y negro resulta hermosa y llena de matices, aunque por otro lado, los falsos fondos en movimiento, por ejemplo cuando van en coche, son más evidentes que nunca.
    La historia de Rebecca es de las que nunca pasan de moda, y a pesar de los años y de los múltiples visionados, el sábado aún me encontró reflexionando sobre la paradoja de una historia que recibe por título el nombre de un personaje que ha muerto antes de empezar la película (o la magnífica novela original de Daphen du Maurier), y que resulta omnipresente a lo largo de todo el metraje. Las iniciales "R de W" bordadas en las servilletas, en el material de escritorio, en cualquier rincón de la casa, hacen que la difunta esté más viva que alguno de los personajes que circulan por la pantalla. Por otro lado, y como contrapunto, la cuestión de que la protagonista de la película, el personaje al que da vida Joan Fontaine, ni siquiera tiene nombre de pila.



    Y el domingo nos fuimos al cine, para saldar una cuenta pendiente con la película que en España han titulado, tan "acertadamente" como siempre, "El alucinante mundo de Norman".
    Resumiendo: me he reído un montón y he visto cosas interesantes y novedosas. 
    El pero: es una historia que ya conocemos, nos la contó hace años M. Night Shyamalan, con bastante más acierto, seguro que nadie que haya visto a aquel niño que "en ocasiones" veía muertos, ha podido olvidarlo. 
    El pro: una animación muy lograda, muchos buenos chistes, y un protagonista, Norman, que se hace querer.
    ¿Se llevará el Óscar de animación? Pues no lo sé, me faltan datos para compararla. "Brave" me ha gustado, pero no es mi película favorita de Pixar, "Piratas" aún la tengo pendiente, "Rompe Ralph", pues también, pendiente, y "Frankenweenie", pues no, mira, a mí Tim Burton ya no me la cuela después del desastre de "Sombras tenebrosas". Aún estoy esperando que me devuelvan mi dinero en el cine.



Comentarios

A mí también me gustó "El alucinante mundo de Norman". Además, fue la primera película de mi hija pequeña. Luego descubrimos que no era de su edad. En cuanto a mi hijo, se tapó los ojos un rato en las escenas de zombis.
La bruja me pareció espeluznante, y eso que estoy encallecido en cine de terror.

Un abrazo.

Entradas populares de este blog

HISTORIA DE UNA NOVELA NO PREMIADA

¿QUÉ FUE DE LA ROMÁNTICA HISTÓRICA?

LA PESADILLA DEL SULTÁN