(Relato) PONTE EN SU LUGAR



©Teresa Cameselle


  Empujó la puerta del cajero con desgana. Necesitaba cambio; en la cartera solo llevaba billetes grandes, y ningún quiosquero le iba a aceptar cien euros para pagar los periódicos del domingo.
    Sus caros zapatos italianos pisaron algo mullido, al tiempo que su nariz captaba el olor a mugre y vino barato. En la esquina del portal, envuelto en la manta que había pisado, dormitaba un vagabundo zarrapastroso. Estuvo tentado de dar la vuelta, pero no había otro banco en toda la manzana. El borracho no hizo ningún movimiento, ni siquiera mientras el cajero emitía su soniquete metálico durante la operación. Por un momento dudó si acercarse a comprobar si aún respiraba. Si estaba muerto tendría que avisar a la Policía, supuso. Un engorro. Mejor dejarlo correr.
   "Ponte en su lugar" repetía siempre su mujer cuando se cruzaban con algún sintecho de esos. "En su lugar"; un perdedor, alcohólico, sucio y abandonado. No, él no podía ponerse en su lugar.
    Cuando por fin salió a la calle, se estremeció con el aire frío de la mañana, ajustándose la elegante bufanda Loewe al cuello. Se puso los guantes de fina piel y reemprendió el camino hacia el puesto de prensa, dispuesto a comprar “El mundo” y quizá también la revista “GQ”.
   La calle estaba casi vacía a aquellas horas tan tempranas. Solo el petardeo de una moto que se acercaba por su espalda, rompía el silencio de la mañana. No se volvió cuando oyó que se detenía a su altura. Ese fue su error.
   Era un chaval, no tendría ni veinte años, pero parecía un experto en atracos rápidos. Le puso una navaja en el cuello, arañándole la yugular, y le obligó a entregarle la cartera, el rolex, y por último, como un capricho, también la bufanda, los guantes y los zapatos. Su compinche mantenía la moto encendida. En un minuto el ladrón se subió, sujetándose a su espalda, y desaparecieron calle abajo. Se quedó parado al borde de la acera, alelado. Aquello no podía estar sucediéndole a él.
   Un coche le rebasó, pisando el único charco de toda la avenida, y rociándole con una mezcla de agua y barro que redujo su elegante traje a un guiñapo en un parpadeo. Dio dos pasos atrás, maldiciendo en todos los idiomas conocidos, y sus pies descalzos y mojados patinaron sobre las baldosas. Cayó al suelo, golpeándose el costado contra la pared de la casa más cercana, y rebotando hasta dar con la cabeza en una farola. Se tocó la frente. Sangraba.
   Se quedó sentado, casi lloriqueando, durante un buen rato. Nadie se acercó a ofrecerle su ayuda. Cuando consiguió ponerse en pie, caminó desorientado por unos momentos. La puerta abierta del cajero pareció ofrecerle un sitio donde guarecerse. Entró, dispuesto a recomponer un poco su aspecto antes de volver a casa.
   La manta del sintecho de nuevo se coló bajo sus pies, ahora sin la protección de sus zapatos de suela, patinó de nuevo. Esta vez su cabeza hizo un sonido hueco al impactar contra el suelo. No se volvió a mover.
   Una hora después el vagabundo despertó y se encontró a su inesperado compañero de cobijo nocturno. Le dio un pequeño empujón, y luego otro más fuerte. Cuando se aseguró de que ya no despertaría, decidió que la chaqueta, aún sucia como estaba, le era más útil a un vivo que a un muerto. Luego se marchó, con su manta, dejando el cajero lleno de papeles y una botella vacía a los pies del difunto.
   Algo más tarde alguien entró para hacer uso del dispensador. Arrugó la nariz ante el olor a mugre y vino barato. Ni siquiera le dedicó una mirada al cuerpo que poco a poco se iba enfriando.



Comentarios

Mar ha dicho que…
Estupendo relato!

Creo que vivimos en una sociedad cada vez más deshumanizada y en tus líneas vemos como el destino a querido poner en un hombre "intocable" (o eso pensaba él) en situación totalmente fuera de sus planes.

Bss.
Lydia Leyte ha dicho que…
Un relato terrible y descorazonador. Es cierto que pasamos de puntillas ante determinadas situaciones de la la vida, procurando que nos molesten lo menos posible. Carecemos de humanidad.
Francisco ha dicho que…
Muy buen relato, Teresa. El final no me lo esperaba, aunque un vuelco en su situación de ricachón sí pero no este drástico final. La sociedad pasa de largo en muchas cosas y una de estas es en no pensar que, efectivamente, los que están arriba o tienen algo que poder llevarse a la boca, que hoy día ya es bastante, pueden caer en picado, como le está pasando a mucha gente hoy día por no guardar para cuando hace falta. Un abrazo, Paco.
Manuel ha dicho que…
Una buena enseñanza, para todos, incluido politicos y similares. Es dificil ponerse en el lugar de los otros sobre todo cuando aquellos que teoricamente tienen esa obligacion y estan donde estan para hacerlo no lo hacen.
Hay que recordarselo siempre
Un beso

P.d.: lo de las letritas de despiste robot es muy fastidioso
Teresa Cameselle ha dicho que…
Gracias a todos por vuestros comentarios.
Es una historia dura, la he narrado como una fábula en la que el malvado recibe su castigo, pero en el fondo lo que trato es de reflejar la realidad, triste realidad, social.
Manuel, lamento lo de las letras, pero es que si no las pongo me llegan montones de comentarios spam. Las tendré puesta por una temporada, a ver si me pierden la pista, y luego vuelvo a quitarlas.
Besos.
Teresa Cameselle ha dicho que…
Gracias a todos por vuestros comentarios.
Es una historia dura, la he narrado como una fábula en la que el malvado recibe su castigo, pero en el fondo lo que trato es de reflejar la realidad, triste realidad, social.
Manuel, lamento lo de las letras, pero es que si no las pongo me llegan montones de comentarios spam. Las tendré puesta por una temporada, a ver si me pierden la pista, y luego vuelvo a quitarlas.
Besos.
Menchu Garcerán ha dicho que…
¡Qué fuerte! y ¡Qué duro! Teresa, has plasmado a la pefección la realidad pura y dura. Felicidades.
Lucía de Vicente ha dicho que…
Triste, cruel y descorazonador, pero no por ello menos real.

El ser humano es un animal egoísta por mucho que se vista de Loewe y sus días corran bajo la corona de Rolex. Tanto, que cuando pierde su valor económico a ojos de sus congéneres, es fagocitado por los de su propia raza.
¡¡¡Muy buen relato, Teresa!!!
Natàlia Tàrraco ha dicho que…
El chico hizo justicia, se lo tenía merecido, cruel esta sociedad, impasible, por lo menos le aprovechó al vagabundo la chaqueta.
Excelente y muy oportuno relato, bico.

Entradas populares de este blog

HISTORIA DE UNA NOVELA NO PREMIADA

¿QUÉ FUE DE LA ROMÁNTICA HISTÓRICA?

LA PESADILLA DEL SULTÁN